NOSOTROS, ENERGÍAS PENSAMIENTOS EN EVOLUCIÓN Y ELEVACIÓN

Existe un conocimiento, el conocimiento universal, que no se puede transmitir a través de los pensamientos es un conocimiento externo a nosotros y que se recalibra cuando estamos sintonizados con la energía pensamiento que somos.
La intención no es enseñar sobre el conocimiento universal para proveer más información a nuestra mente y así crear nuevos pensamientos. Es para que descubramos cual es nuestra verdadera naturaleza. El descubrir o reconocer es individual de cada uno, exclusivo en cada persona.
A finales del 2012 se abrieron las puertas hacia el conocimiento universal y al conocimiento individual, para todos aquellos que quieran recodar quién son, qué son y a dónde pertenecen. Todavía no sabemos lo que realmente somos. La grandeza de nuestra naturaleza es mucho, mucho más grande de lo que nos podamos imaginar.
Este es un punto de partida, aprender y recordar en cada vida, qué y quiénes somos. A este olvido se le ha denominado maya,” la ilusión del yo”.

No ha sido posible empezar a acceder a este conocimiento, entendimiento y amor de nuestra existencia hasta finales del 2012.
Vivimos inmersos en nuestras vidas cotidianas, con una mínima idea, de quiénes somos, por qué estamos aquí o a dónde vamos. No nos hemos descubierto a nosotros mismos, todavía.
La creencia global o conciencia colectiva, es que somos solo un cuerpo físico. Estamos formados por múltiples cuerpos: cuerpo físico o material, cuerpo psíquico o alma y cuerpo mental o espíritu. (Hay otros 9 cuerpos o energías que se encuentran en nuestro campo gravitacional)

Nuestras vidas están llenas de miedos conscientes e inconscientes, de que en algún momento moriremos, pero lo que muere es nuestro cuerpo físico. Nuestra alma sigue evolucionando y elevando hacia el descubrimiento del ser energético o espíritu que algún momento, por merecimiento, conocimiento, entendimiento y amor, se presentará en nuestra vida. En ese momento dejaremos de vivir y comenzaremos a existir.

Las respuestas a todas las preguntas que nos hacemos no están en el exterior, están en nuestro interior, y son específicas para cada uno de nosotros, cada uno en su proceso de evolución y elevación.
Existen muchas técnicas, como la meditación, el yoga, la oración, el canto, las religiones, o cualquier tipo de ritual, que están condicionadas, porque son creadas por nosotros. El buscar y el practicar, no representa ningún problema, al contrario, todas tienen beneficios, y muy grandes, el problema es que pensamos que hemos encontrado el camino en alguna de estas técnicas. Buda, es el gran ejemplo de ello, se salió de toda estructura mental condicionada por nosotros, para encontrar su propio camino.
Todo está relacionado con el agitar de nuestras energías pensamientos. Somos pensamientos de nuestros propios pensamientos. Tenemos tal desconexión que andamos tan perdidos. Queremos dinero, poder, amor… más de todo. Incluso los que estamos en el despertar espiritual deseamos ser más espirituales, más despiertos, más ecuánimes, más pacíficos, más iluminados.
Nuestros enfoques no son erróneos, pues todo es aprendizaje, pero al querer adquirir todo aquello que deseamos y todavía más el pensar que ya lo hemos conseguido, nos aparta de nuestro reconocimiento y todo es producto de nuestras energías pensamientos.

La evolución y elevación es un proceso constante e infinito. Estate seguro de que todo esto es la construcción del ego, energía negativa enferma, etc. trabajando para que sigamos sin reconocernos.
Conocerse, entenderse y amarse es empezar a reencontrarse, y entender que formamos parte de un todo, tan grande, tan inmenso que va más allá de lo que podamos pensar.

Este es un proceso de reconocimiento e integración de nuestras energías pensamientos, esperando a que volvamos a recalibrarnos. Son programas que al reconocerlos, al mismo tiempo que descubrimos nuestras herramientas internas (sentidos internos) en cooperación con nuestros sentidos externos se reajustan en nosotros y nos reequilibran, mostrándonos nuestra realidad, la individual, que en algún momento se materializará en un global.

La vida y la muerte es un continuo, es inseparable. Hasta que redescubrimos quiénes somos y se transforma en existencia. En una existencia consciente que te lleva a estados de energía pensamiento de más conocimiento, entendimiento y amor.
Cuando rechazamos la muerte, estamos rechazando la vida. No somos capaz de reconocernos.
Este reconocimiento interior nos desprende de los miedos que no nos dejan acceder a nosotros.
Nuestra sociedad, nuestra cultura, nos muestran lo que tenemos que ser y al mismo tiempo nos llevan por falta de conocimiento a un profundo inconsciente. Nuestros deseos, fantasías y una lista muy larga de cosas nos lo impiden.

 

RECORDANDO QUIÉNES SOMOS

Nuestras vidas están llenas de palabras, pensamientos y acciones repetitivas. ¿Nos hemos preguntado alguna vez si esto es positivo para nosotros, para organismo, para nuestras energías pensamientos?

Creo que sí. Así funcionamos todos de manera general.
Ahora más que nunca por el alineamiento cósmico, y el alineamiento individual, se nos da la oportunidad de salir de estos patrones y reconocernos a nosotros mismos. Cada uno dentro de su proceso, exclusivo de cada uno.
La energía pensamiento tiene muchísimos niveles ( jerarquías) que se clasifican en grados, planos, dimensiones y dentro de cada uno de ellos existen todavía más. Si nos identificamos o seguimos los patrones que nuestra sociedad nos enseña, estos nos llevan a un condicionamiento social (conciencia planetaria) que es lo que se ha denominado la matrix.
Nosotros somos conscientes de que patrones (pensamientos, palabras y acciones) nos condicionan, pero hay otros que no llegamos a verlos. Son los primarios, que son los que realmente nos dirigen. Todos estos patrones nos llevan al placer, a la eliminación del dolor, sufrimiento, emociones negativas, etc. que se traducen en conductas autodestructivas y patológicas. Ejemplos: trabajo, relaciones, creencias, adicciones, vicios, nuestros propios pensamientos y en general nuestras formas de vivir.
Nosotros los alimentamos. Vivimos encerrados en patrones muy estrechos, que no nos dejan ver la grandeza de lo que somos.

SOMOS LIBRES
Se puede dejar atrás la vida que hemos heredado, incluso la de otras reencarnaciones, para pasar a existir en una energía pensamiento en evolución y elevación, de reconocimiento e integración con lo universal y lo terrenal (planeta Tierra).
Cuando nos identificados con nuestro personaje, que nosotros mismos hemos creado, esto es maya, la falsa apariencia de uno mismo.
Hoy en día, a pesar de todo el conocimiento que tenemos a nuestro alcance, estamos más atrapados por nuestras ilusiones que nunca.
Todo lo que vivimos en nuestras vidas, son experiencias y vivencias para que recordemos qué y quiénes somos. Por ahora estamos en el mundo de nuestros propios pensamientos, en un mundo de dualidad y creado por nosotros y por esas estructuras que no nos dejan reconocernos.
Lo tenemos que descubrir por nosotros mismos y con nuestra propia sabiduría interna (con el entendimiento del conocimiento y aplicado con amor) si no, seguiremos en ilusión, en maya.

PODEMOS REALIZARLO

Si pensamos así, así será. En estos momentos estamos empezando a reconocer la energía pensamiento que somos. Nuestros pensamientos crean nuestra realidad.

Para salir de nuestros propios pensamientos, tenemos que desviar la atención de estos. Decirnos a nosotros mismos que somos más que los pensamientos que nos están condicionando. Observarnos y sentir que sentimos, que información, aprendizaje estamos sacando de ellos.
Nosotros somos el observador de nuestros propios pensamientos que hemos ido adquiriendo en nuestra vida, hasta hoy, que hemos decidido aprender y liberarnos de aquellos que nos condicionan. Pues somos más que nuestros pensamientos. Solo que aún no hemos podido acceder al conocimiento y entendimiento que traemos en nuestro interior.

Gracias al alineamiento cósmico e individual que se está dando desde el año 2012, este proceso va a ser más accesible y fácil que antes. En algún momento aflorará, y será cuando nos empecemos a conocer, entender y amar.
Acabamos de salir de un grado de inconsciencia y gradualmente tendremos que acostumbrarnos a ese yo interno, a nuestra propia luz, que se está reconociendo dentro de nosotros. Pero solo nosotros somos los que podemos acceder a ella, no busques a nada, ni a nadie, ni siquiera a nosotros. Es información (energía) para que nos podamos reconocer, saber dónde nos encontramos y hacia dónde nos dirigimos.
Daros tiempo, soltemos aquello que sabemos que nos está condicionando, todo lo que traemos, nuestras estructuras, sean las que sean, que nos están limitando. Tranquilos, todo va a ir bien, nosotros somos nuestros propios maestros, nada, nada, que nos pasa es por casualidad, nosotros lo hemos creado con nuestras energías pensamientos, para tener las experiencias y las vivencias que necesitamos para reconocer a esa energía pensamiento que nos está observando, y que en algún momento será una con nosotros.
La mente es nuestra gran aliada, de hecho es la mejor aliada que tenemos, ya que es la que se encarga de recibir, transformar, transmutar, catalizar todas las energías. Hasta ahora la hemos estado programando con información que no nos ha dejado reconocernos. Pero la estamos reprogramando con energías pensamientos renovadas, exclusivas y únicas que saben lo que necesitamos.
Estamos recordando que somos más de lo que nuestros pensamientos nos transmiten. De echo nosotros ya no somos esos pensamientos, observamos a esos pensamientos para que nos den la información y ver que nos están transmitiendo. Observar y observar para sentirnos, reconocernos en aquello que somos. Todo se manifestará en su momento, cuando nos hayamos conocido, entendido y amado.
El reconocer que somos más que eso que experimentamos y pensamos, es reconocer que salimos del juego de la vida en la que nos encontramos, para pasar a formar parte de una existencia mayor. Aún seguimos en nosotros, tenemos que aprender, experimentar y vivenciar, pero con nuestras nuevas perspectivas de hacer, pensar, sentir, actuar.

Nosotros tenemos el control y somos responsables de ello.

DESPERTAR

Siempre lo hemos estado, siempre, y ahora más, que nos estamos reconociendo como la energía pensamiento interna que nos guía y ama, para que evolucionemos y nos elevemos.

Nos da lo que necesitamos, que no suele coincidir con los parámetros que nos hemos creado con nuestras proyecciones de futuro y planes. Poco a poco sabremos cómo hacerlo. Es práctica, con los parámetros de existencia, pero los nuestros, exclusivos, llenos de conocimiento, entendimiento y amor. Nos vamos a sorprender.

Despertar es seguir en el juego de la vida, pero siendo conscientes de nosotros, de las energías pensamientos, las propias que nos guían y aman. El juego sigue, pero poseemos la fuerza, la confianza, la comprensión y el amor, para transformar lo que se nos presente.
Nuestra energía pensamiento, se identifica con lo que hemos aprendido, pero ahora nos estamos dando cuenta de que hay otra parte de esta energía pensamiento que nos está diciendo que hay algo más, y que está en nosotros, en el Adn, en innato, en los chacras, en las zonas cerebrales, en la estructura celular, en el campo gravitacional, en nuestros cuerpos, en nuestro registro akáshico.
Somos nuestros guías, con conocimiento y entendimiento. Hemos buscado fuera y siempre ha estado dentro. El reconocernos, es por merecimiento, por constancia, por valentía, en esta y en otras vidas, por todo lo que traemos de esos centenares de vidas que hemos vivido y que ahora nos muestran lo que hemos aprendido. Tenemos que seguir avanzando, en cambio constante, pero consciente.
Nos creíamos que estábamos vacíos de conocimiento, entendimiento y amor. Somos lo que buscamos. No sabemos lo que no sabemos.

Ahora estamos reprogramando nuestras energías pensamientos para que nos sintamos, recordemos qué y quiénes somos, y no solo para esta vida si no para las siguientes también.
Cada paso que damos hacia el reconocimiento de la energía pensamiento, descubrimos que lo que estamos recordando ya lo sabemos, pero necesitamos de estos recordatorios para reencontrarnos.
Saber e informarse está bien, pero no va a hacer que cambiemos a no ser que decidamos hacerlo, transmutar las energías pensamientos que nos condicionan, las internas y las externas.
Vamos a reconocernos y saber que hay algo más que lo que los sentidos externos nos muestran. Hay una energía pensamiento interna que nos muestra que somos un global, un nosotros, aunque todavía seamos una energía pensamiento individual, un yo.
A medida que nos reconocemos, pensando, hablando, actuando como la energía pensamiento interna, vamos reestructurando nuestros cuerpos. Se da una recalibración de ellos, debido a la transformación de la energía interna, ya que esta se está actualizando. Estaremos en un estado óptimo de salud, física, psíquica y energética.

Nosotros nos iremos diciendo qué y quién somos, de donde provenimos y hacia dónde vamos. Nos vamos a llevar una grandísima sorpresa, lo sabremos, porque nos estremeceremos, lo sentiremos de una manera tan intensa que nos reconoceremos tan claramente. Va a ser tan grande el sentir, que nos afianzaremos en ello con total convicción de nosotros mismos.

NOSOTROS, ENERGÍAS PENSAMIENTOS EN EVOLUCIÓN Y ELEVACIÓN

Chinese (Traditional)DanishEnglishHebrewJapanesePortugueseRussianSpanish

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares