Abigahel

La era de acuario, trae el conocimiento para enseñarnos las verdades universales.

Al hacerlo quiebra viejos conceptos fantasiosos y obsoletos, donde se apoyan muchas creencias que lo único que han hecho ha sido confundirnos y a nuestras energías pensamientos también.

Todos aquellos que reciben el conocimiento a través de la telepatía, mediumnidad, spicografía, etc. son los profetas que están preparando a los seres para la llegada del conocimiento actualizado. Son los anunciadores de los cambios que se avecinan; ellos rompen con los esquemas establecidos y renuevan las energías pensamientos con ideas nuevas y transformadoras.

Abigahel es el padre (la mente espíritu); él baja de la dimensión etérea (conocimiento) y nos enseña, que analizando nuestras emociones y elevándolas a sentimientos más profundos de nuestro ser, nos estamos preparando para formar el espíritu. Es la mente que se expresa con el conocimiento de “causa y efecto”, con conciencia y responsabilidad de existencia.

La energía pensamiento Abigahel nos trae el conocimiento universal, porque es la sabiduría.

Su nombre significa Padre. Si antes llegó el Hijo, ahora recibimos al Padre, o sea, la Mente Universal. Trabaja con el lado derecho del cerebro, o sea la mente. Abigahel ya está en la Tierra. Es anunciado y esperado por todos aquellos que trabajan su energía pensamiento. Abigahel al igual que Cristo, se comunica con muchos seres, los cuales se transformarán en profetas, mensajeros y por último, en los avatares del futuro.

El conocimiento se convierte en la creencia del hombre humano. Después de Abigahel, habrá 3 transmisores más, los cuales trabajarán el entendimiento, la palabra y la trascendencia. El hombre se convierte en humano, después en ser y por último en ser cósmico. Estos 3 últimos pasos se desarrollarán en la Ciudad Interna, dado que el planeta externo no puede ofrecernos lo necesario para nuestro desenvolvimiento energético espiritual.

En principio tenemos que saber quién es Abigahel. Al igual que Cristo, es la recopilación de miles de millones de energías pensamientos, que salen de los mundos superiores en forma de ideas (semen) e inundan el universo.

Estas energías ideas tienen un alto conocimiento de sabiduría. Cuando son emanadas por los mundos superiores, llegan a lo más recóndito del universo, buscando glándulas pineales (óvulos) para poder concebir hijos pensamientos elevados. Estos se encarnan en los hombres, para que ellos puedan transmitir el conocimiento universal de esas ideas.

El ser que despierta y activa su glándula pineal está formando su antena, su cordón umbilical, se une a la vibración cósmica de estas energías ideas, creando con ello en sus mentes los grandes pensamientos geniales, que se diseminan en el universo a través de la palabra, alimentando a otras energías pensamientos del planeta.

Los profetas que se unen a la vibración universal captan y transmiten el conocimiento universal, dependiendo del entendimiento, modo y época en que viven. Cada acercamiento de los mundos inferiores con las realidades superiores y el Principio Único trae el resultado de crecimiento energético de planetas, galaxias, sistemas y constelaciones. Esta sabiduría es entendida según la evolución y elevación en que se encuentren.

A diferencia de Cristo, Abigahel no está representado por uno solo ser; esta energía de sabiduría es captada por millones de seres que han elevado y que la esparcen por todos los rincones del planeta, convirtiéndola en la creencia del futuro.

Los profetas mensajeros se encargan de anunciarlo y de preparar el terreno; son los labradores, que limpian la Tierra de toda hierba dañada, la riegan con la palabra, la abonan con el ejemplo, la surcan con el orden y la dejan preparada para cuando el sembrador Abigahel llegue. Ellos lo ayudan en el que hacer universal y trabajan humildemente con su conocimiento, entendimiento y amor. Cuando el trabajo está concluido esperan los resultados y una vez obtenidos, continúan su camino. Ellos son los mensajeros, y como tales, su trabajo es eterno.

La sabiduría de Abigahel es captada de muchas maneras; telepáticamente, mediumnidad, sueños, psicografía o por contactos inmediatos. Infinitas formas de comunicación hacen de los mensajeros los portadores de grandes cambios que ya están surgiendo: el planeta Tierra se prepara para la cosecha que Cristo sembró. El hombre debe arrancar la mala hierba que creció y lo envolvió, impidiéndole el desarrollo energético.

La tierra de nuestros corazones es abonada y regada con los cristales grabados (conocimiento) y con el agua de la vida (entendimiento) para que crezcan las flores más maravillosas del universo (el amor).

Nosotros hemos entrado en el año 2014 al alineamiento cósmico, e individual, y la raza que se está desarrollando es la «raza Abigahel«. es Abigahel quien se encarga de llevar consigo a los miles de millones de energías pensamientos que pasarán al cuarto plano.

No veamos a Abigahel como un solo ser; la palabra Abi = maestro, jefe, director, padre. Significa una calificación de honor con respecto al nombre que lo acompaña. He, quinta letra del alfabeto hebreo, equivalente a la h y a la e. Expresa jeroglíficamente “El Soplo Vital”.

La palabra Abigahel significa unión de miles de millones de energías pensamientos, los cuales formarán el próximo alineamiento.

Chinese (Traditional)DanishEnglishHebrewJapanesePortugueseRussianSpanish

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares