El conocimiento universal da las pautas para que el entendimiento se plasme y ejecute.

Sin conocimiento estamos ciego y no podemos experimentar a ciencia cierta nuestra propia existencia.

Así como ingerimos alimentos para energizar la energía materia, así el cerebro necesita del alimento energético pensamiento llamado conocimiento.

El resultado de una acción concreta significa que le cerebro tiene que ser nutrido con una buena alimentación-energía-pensamiento.

¿Cuál es la sensación de una buena alimentación material?

Satisfacción, plenitud, alegría, ¿no es cierto?

Cuando la alimentación no es la correcta, ¿qué produce?

Indigestión, dolor de estómago, pesadez, malestar, etc.

Si elevamos la alimentación energética a nivel de los pensamientos, podríamos decir que una mala alimentación mental produciría angustia, tristeza, desarmonía, falta de paz, de amor, rabia, cólera, etc.

Pero si la alimentación mental es correcta, entonces producirá alegría, plenitud, satisfacción, armonía, paz, amor, tranquilidad y todo lo que produce bienestar.

Es importante saber y entender con qué, clase de conocimiento se alimenta la mente. Existen conocimiento inútiles, superficiales, inservibles, malévolos, etc. Este tipo de alimento-mental-negativo es lo que no produce una acción concreta, no se graba eternamente y es lo que las dimensiones superiores llaman energía negativa enferma.

Es importante que nos interesemos en saber con qué, clase de conocimiento pensamiento nos estamos alimentando, de esta manera podemos clasificarlo, para que aquellos pensamientos inservibles, no penetren en nuestro cerebro, llenando los espacios disponibles que pueden ser llenados con conocimientos pensamientos de buena calidad.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares