Alineamiento - intercambio genético entre especies

por Charly | Diccionario

El intercambio es general, antimateria y materia.

Los genes de apariencia ambivalente se fusionan, dando resultados sorprendentes que muchas veces ni las dimensiones superiores llegan a saber. Las especies se mezclan y los elementos se conjugan.

La energía es eterna e indestructible, ella se adapta a cualquier circunstancia y evolución. Es infinita y hasta hoy día, continúa sorprendiendo.

La creación es lo más grande que una mente universal puede imaginar.

La especie ayapliana humana del planeta Tierra es especial. No queremos decir que las otras tengan menos importancia, ellas se desarrollaron de acuerdo a los cánones de evolución definidos por las fórmulas correctas de la creación.

Nosotros tenemos grabados en nuestros genes estas fórmulas más al distorsionarlas, creamos otros elementos nuevos, y con resultados inesperados.

En la dimensión primaria, fueron 7 planetas que, al igual que la Tierra, degeneraron sus elementos, y cuya energía se distorsionó. En estos 7 planetas, la evolución se desarrolló similarmente debido a la semejanza y a los motivos de su distorsión. Estos planetas son considerados por el universo como la mayor escuela de aprendizaje, debido a la riqueza contenido de infinitas fórmulas que se han ido creando según el desarrollo de las mismas.

En estos planetas existe la energía negativa enferma. Esta energía no se encuentra en ningún otro lugar del universo, por eso estos planetas son procurados por otros planos y dimensiones para poder estudiar esta energía especial con el fin de comprenderla y curarla. Al igual que un virus, la energía negativa enferma se autoprotege, y cuando nosotros creemos que está curada, surge otra vez, y con más fuerza que la anterior.

Grandes maestros universales encarnan en estos planetas con la misión no solo de estudiarlos, sino también para aprender humildemente lo que nosotros tenemos que enseñarlos. Filósofos, científicos, investigadores, maestros espirituales, llegan de los confines del universo con el propósito de poder encarnar físicamente o mentalmente, para producir un intercambio de mutua ayuda. Ellos ayudan con la sabiduría, y nosotros con el conocimiento de nuestro plano.

Cuando decimos que estos planetas son las mejores escuelas del universo estamos hablando seriamente. A pesar de que nosotros nos subestimamos y no nos consideramos así, somos una especie especial y única.

Mientras los mundos superiores se formaron según las fórmulas universales y son lo que son, nosotros deformamos las fórmulas, las volvimos a construir y no lo hicimos según los cánones universales, sino según nuestras experiencias y vivencias. Reformulamos el principio único al origen del pensamiento y lo adaptamos consecuentemente a una realidad que nosotros creamos por convicción propia y no por una grabación universal.

Por eso somos únicos, porque somos la especie que resurgió con una fuerza increíble. La fórmula Uno había olvidado su origen en la distorsión, había desaparecido en las profundidades del pensamiento inicial. Los elementos se encontraban totalmente inmersos, casi en la nada, y de la nada resurgieron. La dinámica conceptual se reformuló y, al hacerlo, nosotros creamos nuestros propios pensamientos y a nosotros mismos. Algo pareció aconteció en los mundos regulares.

Los 7 planetas son Alfa Nova, Abiares, Kryon, Antares, Cyrius y Tierra. Pertenecen a la dimensión primaria y están distribuidos en diferentes constelaciones, como Alpha Centauri, Orión, Virgo, Pléyades, Libra. No todos están en la misma graduación, unos están muy adelantados y otros menos. La evolución de estos planetas sigue el cauce trazado. Son ayaplianos humanos, hermanos de una misma especie, y todos tienen en forma general, el mismo avance y características. Algún día nos encontraremos y formaremos una sola familia y un solo conocimiento de evolución y elevación.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares