El planeta Tierra se prepara para grandes cambios.

En los próximos 7 mil años se adaptará paulatinamente para una depuración energética, que se produce por la renovación molecular ocasionada por un proceso natural de metamorfosis y de especie.

La energía se encuentra ya grabada para producir el cambio molecular de materia a antimateria.

Las dimensiones superiores están trabajando arduamente para que nosotros planeta Tierra pertenezcamos a la confederación cósmica y podamos participar de este solsticio universal. Para ello se necesita que nosotros los seres pensamientos del planeta nos elevemos y así hacer nacer a nuestro ser energético, o sea a nuestro espíritu.

Estamos seguros de que lo vamos a lograr. El trabajo que han realizado con nosotros es extraordinario, nos estamos recuperando casi totalmente. Nosotros los seres pensamientos hemos sido el laboratorio más sofisticado de su conciencia y sabiduría.

Si el planeta Tierra se recupera, entonces pertenecerá a la confederación cósmica interestelar de Orión. Nos juntaremos con otras células-planetas, las cuales están bajo la supervisión de Alpha Centauri en su graduación secundaria. Esta constelación se encargará de enseñar y transmitir el conocimiento universal.

La constelación de Alpha Centauri al igual que otras, como por ejemplo Orión, contienen en sí mismas varias graduaciones de existencia; desde mundos primarios hasta mundos sublimes, todas ellas bajo un solo comando. Son agrupaciones de sistemas que ordenadamente han sido clasificadas por su evolución y elevación.

Por ejemplo, el planeta Tierra está bajo la supervisión de Orión en forma general, mas está siendo ayudado por Alpha Centauri debido a que esta constelación tiene sus mundos secundarios más cerca del planeta y también por semejanza de especie. Por la configuración astronómica, el planeta Tierra pertenece a la confederación de Orión.

Las dimensiones superiores, a diferencia de las inferiores, no están clasificadas por comandos o jerarquías: ellas tienen un funcionamiento unitario y colectivo.

Cuando decimos que hay un alineamiento cósmico, estamos refiriéndonos a una parte del universo donde están comprendidas algunas constelaciones que pertenecen a esta latitud.

Los alineamientos se producen constantemente, y cada uno de ellos abarca diferentes ángulos del universo. El movimiento de traslación permite que las galaxias y constelaciones se encajen constantemente.

El cristal brillante no es rígido, al moverse en sus estructuras y ángulos forma equinoccios alternados que derivan geométricamente en expresiones diferentes. Con ello el lenguaje universal se descifra en miles de millones de formas. Las dimensiones tienen que comprender este lenguaje para poder encajarse adecuadamente en el entendimiento universal.

Nosotros pertenecemos a la constelación de Alpha Centauri, octava jerarquía, son los mundos mentales de Orión. Existen en la combustión alciática; su planeta pertenece a la constelación llamada los arcanos de Thoth.

Son viajeros del tiempo; su realidad es el universo. No existe para ellos nada que no puedan conocer o entender. El conocimiento es su dinámica, el entendimiento su alimentación y el amor es su vida y existencia.

Siempre se han comunicado con nosotros desde Lemuria y Atlántida. Son los arcanos de universo y esta alineación se basa en la sabiduría de los arcanos.

Veamos porque:

Tenemos al mago (I: transmutación). Es la energía transformadora que, al procurar sus cambios, se encuentra frente a la papisa (II: el agua), que guarda celosamente los secretos del mundo. Para leer su libro es preciso el conocimiento e inteligencia de la emperatriz (III: el fuego) y del emperador (IV: el aire), más el sabio (V: éter), es la iniciación se hace efectiva.

Nosotros nos elevaremos a través de las pruebas de los arcanos. La primera de las cuales es el enamorado (VI: el helio), porque sin el impulso del amor nada es posible.

Nosotros los conocemos como Los Arcanos de Thoth cartas adivinatorias, más no es así.

El conocimiento de Thoth regia el fundamento del conocimiento en las primeras civilizaciones. Este conocimiento nos fue dado por ellos como base de donde parte todo lo demás. Es un almacenamiento estructurado de datos universales donde se apoyan todas las leyes cósmicas de la filosofía universal.

En cada alineación universal, ellos aparecen para impartirnos el conocimiento; se comunican con todos aquellos que pertenecen al linaje de Lemuria y Atlántida. Ellos son los regentes del planeta Tierra y son encomendados por la Hermandad Blanca para trabajar conjuntamente con los guardianes del planeta, y así poder ayudarnos en esta entrada conceptual en la cual estamos trabajando.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares