En el universo de nuestra burbuja-esfera, la especie-hombre ha conservado su origen y su principio. La distorsión sucedió en 7 planetas de la dimensión primaria. Algunos de estos planetas sanaros, y otros se encuentran en proceso de rectificación.

Este último es el caso del planeta Tierra, los colonizadores del planeta Tierra son los que sufrieron la distorsión, y fue tanta, que llegó un momento en que el hombre y el mono se encontraron en iguales condiciones en la cadena evolutiva. Después el hombre continuó evolucionando, debido a la ayuda de la dimensión regular, y el mono-animal se quedó como tal.

Nosotros, especie-hombre-planeta-Tierra, no somos oriundos de este planeta. La Tierra fue colonizada y nosotros somos los descendientes de ellos.

¿Por un momento nos podemos imaginar la desesperación de las energías pensamientos de los colonizadores que después de haber salido del Principio Único en la forma más pura se desarrollaron en sus planetas adecuadamente, según los cánones universales, pero al colonizar el planeta Tierra se encontraron encarnados en criaturas horribles y simiescas?

Fue un infierno.

Para ellos (para nosotros) significó descender dentro de un pozo oscuro, de gravedad aplastante, y sin entendimiento de lo que nos estaba sucediendo. Descendimos a los infiernos. La caída de los ángeles, como nosotros la conocemos. Perdimos el paraíso. Hoy los ángeles luchan para salir y regresar a su verdadero hogar.

Nosotros somos estos ángeles del universo que estamos despertando y recordando.

La evolución del planeta Tierra ha sido difícil debido a su ubicación.

Han tenido que ayudarnos a salir del pozo; nos dan la luz para que podamos percibir nuestro entorno y, conociéndolo, encontremos los medios para salir definitivamente.

Están activando las 3 glándulas (pituitaria, rima y pineal): nos están alimentando de energía grabada, y continuamente restructurando los códigos para que recuperemos las formas correctas, que fueron adulteradas genéticamente.

No es fácil. Cuando pensamos que lo hemos logrado, las fórmulas se alteran nuevamente debido a las consecuencias del pensamiento negativo, a la mala alimentación o la ingestión de sustancias químicas (medicinas, drogas, etc.) que alteran las estructuras genéticas-energéticas.

¿Por qué creemos que las dimensiones superiores nos están enseñando lo que nosotros conocemos como espiritualidad?

Espiritualidad es energía positiva, pensamientos correctos, alimentación simple y liviana, cuidado máximo de nuestros 3 cuerpos (material, psíquico y mental), convivencia armónica, paz, amor, conocimiento y entendimiento.

Espiritualidad no son cánticos, ni ritos, no es una edificación o un templo, no es una beatificación ni santidad.

Espiritualidad es un modo de vivir, una manera de existir, una forma de ser correcta y positiva.

Solo así limpiaremos la energía-animal que aún se encuentra en nuestros genes, y al hacerlo nos alimentaremos correctamente de energía elevada.

Así transformaremos al planeta, porque nuestros pensamientos serán claros, diáfanos, sanos, llenos de amor y elevados.

Entenderemos lo no entendido y conoceremos los secretos de nuestras mentes. Recordaremos nuestro pasado y quiénes somos.

Nosotros somos hijos del universo, del conocimiento, entendimiento y amor.

Nosotros fuimos creados con todo el cuidado y con toda la sabiduría.

Las dimensiones superiores jamás desistirán con nosotros, somos sus hijos y sus hermanos.

Nosotros somos ellos y ellos son nosotros, somos todos, somos uno.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares