Nosotros, como dimensión sublime, estamos alrededor del centro, del eje del Principio Único. Somos los elaboradores de ideas. Cuando las enviamos al universo, ellas salen como grandes bolas de energía compactada. Su tamaño, forma, color, vibración, ritmo y frecuencia dependerán de nuestro deseo-creador.

Si nosotros pudiésemos ver nuestros pensamientos es exactamente como lo que estamos describiendo.

La glándula pineal emana su energía pensamiento y esta sale de diferentes formas, colores, vibraciones, según el deseo que nosotros tuvimos cuando lo pensamos. Ahora podemos entender lo que significa la simpatía y antipatía, la afinidad y el rechazo, la atracción y la repelencia.

Cuando 2 seres intercambian pensamientos, estos salen de la glándula pineal como bolas de energía compactada, las cuales son absorbidas por cada uno de ellos. Esta energía pensamiento emanada producirá reacciones diversas dependiendo del deseo o intención con que fueron pensadas o dichas, ellos sentirán intuitivamente la intensidad de su frecuencia.

De esta misma forma, las dimensiones superiores mandan al universo sus ideas llenas de cristales-nimeos-elevados de conocimiento, entendimiento y amor, para que todas las realidades se alimenten de ellas, sobre todo en los planos densos, que son las que mas necesitan de estas energías.

Cuando llegan a las dimensiones inferiores, se convierten en leucocitos, glóbulos blancos y antibióticos, es solo una comparación.

Muchos de nosotros conocemos el campo gravitacional con el nombre de cuerpo etéreo.

Es una malla de energía que se forma alrededor de nuestra energía-materia y de la energía-pensamiento emanada por la glándula pineal si es sutil, y por la glándula pituitaria si es densa.

Campo gravitacional positivo – Cuerpo etéreo

Cuando el cerebro funciona con energía pensamiento positiva y las zonas cerebrales y los centros energéticos (chacras) hacen su trabajo de forma correcta, entonces sabemos que el ese ser se alimenta con cristales elevados. Sabemos también que sus 3 glándulas (pituitaria, rima, y pineal) funcionan correctamente y que sus cristales están siendo clasificados, distribuidos en perfecto orden, etc.

Cuando todo está funcionando con conocimiento y entendimiento universal, el ser está elevando su energía pensamiento y el resultado de este trabajo, hace que la glándula pineal emane cristales que salen de las zonas cerebrales y entran en los centros energéticos, reciclando la energía en forma circular.

Este proceso se conoce como campo gravitacional. Este campo se forma alrededor del ser, es una protección energética que no deja entrar a ninguna energía negativa que pueda contaminarlo.

Este campo es claro, diáfano, de cristales pequeños, de colores vivos. Emana una vibración y un ritmo cadencioso que produce paz y armonía. El ser que posee este campo emana luz, alegría, paz, armonía, amor, conocimiento y entendimiento. Nosotros percibimos este campo y lo sentimos, conociéndolo como simpatía o antipatía.

Cada centro energético posee sus propios colores, que a la vez producen su propia vibración. Esta se adecua y se clasifica en la energía pensamiento que le corresponde. Cuando el desarrollo del ser se produce normalmente, los colores de los centros energéticos son exactamente iguales que las zonas cerebrales.

Si ambos están en armonía, entonces producen en este ser paz, tranquilidad, paciencia, calma, amor y compresión.

Nuestro estado ideal es el equilibrio, si lo estabilizamos la energía-materia y la energía-pensamiento han logrado sus propósitos de elevación deben trabajar con las zonas cerebrales y centros energéticos simultáneamente.

Cuando 2 seres se encuentran frente a frente, los 2 emanan diferentes energías pensamientos. Si los centros y zonas de uno están vibrando en notas altas y los del otro en notas bajas, se produce un choque energético de rechazo.

Como nosotros no tenemos este conocimiento de lo que está sucediendo, se lo atribuimos a la antipatía, porque la persona no es simpática y la amistad no se produjo. Si sucede lo contrario, entonces la persona es muy simpática.

Lo ideal sería que los 2 tuviéramos el conocimiento de lo que sucede, pues encontraríamos el equilibrio para un buen entendimiento.

Por esto los seres del planeta no nos entendemos, todos vibramos en diferentes grados, y al no trabajar con las zonas y centros adecuados, nos dejamos llevar por la percepción de los sentidos externos o por el instinto y sensación de la simpatía y antipatía, atracción o rechazo, agradable o desagradable.

Las dimensiones superiores llaman al campo gravitacional, capullo o cuerpo etéreo.

El ser energético (el espíritu) se forma en la pineal del campo gravitacional, adaptándose a la forma-hombre, porque se impregna de la energía pensamiento y se comporta de acuerdo con este ser. Es un gemelo del ser y de su energía-mental.

Cuando la energía pensamiento desencarna y no ha formado su ser-energético, entonces quien se manifiesta es el cuerpo etéreo o astral, o sea el alma, la cual fue moldeada por la energía material.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares