Los códigos son señales numeradas que se encuentran en perfecto orden, esperando ser activadas en el momento propicio.

Activar un código para la mente universal significa producir los medios necesarios para activar una idea, y para que se accione, entran muchos factores, como el signo, la vibración, la fluctuación de energía, el ritmo, la frecuencia y muchos más.

Es preciso comprender que una idea despierta el deseo, este despierta el pensamiento, y los 2 activan los medios para plasmar los pensamientos y así sucesivamente.

Cuando el cristal fue colocado en el cerebro de la masa encefálica, estaba perfectamente alineado, de tal manera que la activación lineal de sus ángulos formaría otros ángulos curvos que se encajarían en un proceso angular de formas iguales o muy parecidas.

Encajar ángulos es como crear llaves que abren compuertas que se encuentran cerradas por la falta de activación energética o frecuencial. Para abrir estas puertas se necesita un código (o sea, la llave), la cual es un signo geométrico que se adapta al siguiente código. Este código moldeará otra llave, y así infinitamente.

Podemos comparar los códigos con moldes en los cuales la energía líquida se asienta y va tomando una forma determinada. Cuando esta forma está completa, busca su camino hasta encontrar para lo que fue creada.

Los moldes son pensamientos.

Los pensamientos son llaves.

Las puertas son el conocimiento.

Los códigos son descubrir el conocimiento.

El conocimiento es el número 8.

El 8 es el entendimiento.

Estos códigos se reactivan cuando el planeta Tierra se encuentra alineado con algunos de los astros mayores o menores.

Las claves universales se producen cuando los planetas, sistemas y constelaciones están atravesando un equinoccio que se forma en unión con otras realidades, y al hacerlo, las líneas transversales, verticales y horizontales convergen y se funden para la activación de los códigos cósmicos.

Sabemos que la masa encefálica universal son los astros que nosotros podemos ver con nuestros ojos materiales y que el cerebro funciona en conjunto con la masa encefálica. Por lo tanto, llegamos la una conclusión matemática, todo lo que se produce en la masa encefálica se produce en el cerebro. Concluimos que los códigos genéticos se activan a los 2 lados, para poder conservar el equilibrio y el buen funcionamiento del Ser Uno.

 Veamos los códigos del planeta Tierra.

El planeta Tierra como todo Lo existente en el universo, posee campos de polaridad, zonas cerebrales y centros energéticos, entradas y salidas de energía, etc.

Sabemos que el planeta Tierra es una célula de el Ser Uno, y se comporta según el trabajo que debe realizar (transmutar la energía). Esta célula pasa por un proceso de nacimiento, juventud, adolescencia, adultez, vejez, ancianidad y cada vez que entra en un proceso de cambio y madurez, activa los campos energéticos que la permiten transformarse.

Estas transformaciones vendrán acompañadas también por cambios físicos, psíquicos y mentales, que trabajarán paralelamente y en conjunto, reactivando los códigos que muchas veces se encuentran dormidos y sin trabajar.

Sabemos que el próximo alineamiento cósmico del planeta Tierra se dará de aquí a 7 mil años tiempo-Tierra.

El planeta tiene constantemente otros alineamientos que se van produciendo para preparar el alineamiento mayor.

Las dimensiones superiores conocen estos alineamientos como aperturas dimensionales. Son puertas que se abre y cierran dependiendo del flujo energético y del funcionamiento del cerebro-planeta-Tierra.

Cuando estas puertas no están debidamente alineadas, entonces se producen movimientos energéticos fuertes que desestabilizan al planeta y en consecuencia, también su entorno. Queremos decir que la parte psíquica del planeta está pasando problemas, y al sentirlos se producen terremotos, maremotos, huracanes, lluvias torrenciales, erupciones volcánicas, etc.

Lo mismo ocurre en nuestra masa encefálica y en nuestro cerebro.

Cuando se abren y se cierran las puertas dimensionales del conocimiento y entendimiento y no se hace correctamente, entonces se produce un caos de pensamientos, y estos al estar en estas condiciones, redundan en confusión, angustia y todo lo que son problemas.

Las aperturas dimensionales cósmicas se realizan con perfecto conocimiento de la causa y el efecto que ellas producen.

En nosotros esta apertura y cierra, es ignorante de la causa y el efecto, por esto se producen las emociones contradictorias que nos ocasionan tanto sufrimiento y confusión.

Cuando hablamos de activar los códigos, nos referimos a que todos los cerebros universales tienen que trabajar de acuerdo y en armonía, o sea que las entradas y salidas de energía del planeta Tierra tienen que trabajar en conjunto con las entradas y salidas de otros cerebros.

Así la energía se recicla en su dinámica, haciendo que esta se alimente y pueda a la vez alimentar al todo.

El planeta Tierra posee 9 entradas y salidas por donde la energía se recicla, alimentando y nutriendo a la célula Tierra. Entradas y salidas:

Polo Norte.

Polo Sur.

Oriente.

Asia.

América del Norte.

América del Sur.

Australia.

Filipinas.

Europa.

Cuando la energía entra por un lugar, tiende a buscar su salida. Esto debe hacerse en perfecto orden. A veces ocurre que tanto la entrada y la salida de energías se realiza desordenadamente, pues el cerebro del planeta no está trabajando de acuerdo con los otros cerebros del universo, esto trae como consecuencia un retraso en el avance evolutivo y de elevación, porque se está retroalimentando en el círculo vicioso de sus propios pensamientos y no de la energía pensamiento universal.

Las entradas y salidas de energía del planeta Tierra tiene que coincidir con las entradas y salidas de los cerebros universales, así la retroalimentación es cósmica y ordenada.

Cuando alguno de los cerebros no funciona en este orden, tiende a desviar a las energías-pensamientos, porque la energía entra por canales que no le corresponden, y al hacerlo los pensamientos no cumplen la misión encomendada, desviando el verdadero deseo de este pensamiento.

Cada uno de nosotros posee también entradas y salidas de energía, y si nos pudiéramos alinear con la energía cósmica, nos alimentaríamos de energías pensamientos universales.

Todo sería diferente en el planeta, porque nuestros cerebros se conectarían con los cerebros universales y así se recicla el conocimiento, entendimiento y amor.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares