El triángulo Egipto, México y Perú formaron la Atlántida, antes se llamaba Lemuria. Este continente se encontraba muy cerca del Polo Sur, donde las naves extraterrestres entraban y salían con el conocimiento total de los seres de Atlántida.

Al separarse las tierras que hoy se llaman América, África, Groenlandia, Australia, Asia y Europa, la Atlántida comenzó a moverse hacia arriba, alejándose del polo y sobre todo, del conocimiento universal.

Fueron perdiendo poco a poco los recuerdos, que quedaron rezagados en la memoria de unos cuantos, y como esta memoria no estuvo alimentada adecuadamente con energías pensamientos actualizadas y recicladas, también perdieron la claridad y nitidez del verdadero conocimiento.

La separación de los continentes ocasionó también la separación de los pueblos. Este desmembramiento desfasó las costumbres y el conocimiento. Las ciudades se vieron solas y abandonadas por el centro cultural que las abastecía y alimentaba de enseñanzas y cultura y al verse abandonadas, tuvieron que tomar las riendas de sí mismos.

Pero al no tener la comunicación de la sabiduría, también se fueron olvidando poco a poco y comenzaron a seguir sus propias normas y costumbres.

El centro cultural de la Atlántida se encontraba en Egipto. Los Arcanos de Thoth continuaron alimentándolos, hasta que el virus de la ambición los atacó y enfermaron gravemente, creando una nebulosa entre ellos y nosotros.

Así pues, el conocimiento de Los Arcanos de Thoth se perdió y hasta hoy en día no se ha podido recuperar totalmente.

Son pocos los seres que transmiten un conocimiento amplio y completo: estos seres están siendo guiados por las dimensiones superiores para transmitir la verdad de todo lo sucedido, y esta verdad estará completa en los próximos 10 años (2014–2024). Aquellos que se alimenten de ella recordarán y serán los que se alinearán con el cosmos para entrar a formar el 4º plano.

Necesitamos mucha creencia, voluntad, constancia, orden, análisis, conocimiento, entendimiento y amor para entrar a formar parte de esta alineación.

Los Arcanos de Thoth son la clave para conocer, entender y amar.

 

Es importante saber que el conocimiento se transmite cuando los seres que lo captan han podido llegar a una vibración de energía pensamiento lo suficientemente alta como para poder captar la vibración, y no solo captarla, sino entenderla y traducirla.

Cuando el disco solar giraba y el triángulo del conocimiento funcionaba, las mentes de muchos seres se abrieron al conocimiento y entendimiento. Esto se hizo posible porque las energías pensamientos se volvieron sutiles, diáfanas y más puras.

El disco solar permitía que el planeta girase un poco más rápido; este movimiento aligeraba las energías pensamientos de las mentes y era suficiente para aliviar la densidad de los pensamientos.

Cuando dejó de funcionar, las mentes quedaron a merced de ellas mismas. Ya no podían ser ayudados por situaciones externas, sino que eran ellas mismas las que tenían que generar su propia fuerza, girando sus energías por gravitación de los 2 cerebros.

Los Arcanos de Thoth les habían enseñado las técnicas necesarias para que caminasen solas, más a pesar de las enseñanzas, la fuerza no era lo suficientemente entendida como para poder realizarlo. Hemos tenido que esperar a la evolución de la masa encefálica y del cerebro: el recuerdo comienza a tomar forma, y cuando despertamos totalmente, vamos uniéndolo como un rompecabezas hasta tener un conocimiento pleno de lo que antes fuimos: diáfanos, claros y puros.

No pueden estar ayudándonos constantemente: nosotros debemos avanzar por propio mérito, por conocimiento de causa y efecto; por esto no nos pudieron ayudar más, debemos crecer y madurar, y así lo hicimos, crecimos.

Siempre con ellos a nuestro lado, nunca nos abandonaron. Nos han estado esperando pacientemente, y aquí están nuevamente, preparándonos para la próxima alineación.

El planeta Tierra se prepara para grandes cambios.

En los próximos 7 mil años se adaptará paulatinamente para una depuración energética, que se produce por la renovación molecular ocasionada por un proceso natural de metamorfosis y de especie.

La energía se encuentra ya grabada para producir el cambio molecular de materia a antimateria.

Están trabajando arduamente para que el planeta Tierra pertenezca a la confederación cósmica y podamos participar del solsticio universal. Para ello nosotros, los seres pensamientos del planeta tenemos que elevar, para hacer nacer a nuestro ser energético o sea nuestro espíritu.

Lo vamos a lograr. El trabajo que han realizado con nosotros es extraordinario; nos estamos recuperando casi totalmente. Somos el laboratorio más sofisticado del conocimiento y de la sabiduría universal.

Si el planeta Tierra se recupera, entonces pertenecerá a la confederación cósmica de Orión. Se juntará con otras células planetas, las cuales estarán bajo la supervisión de Alpha Centauri en su graduación secundaria.

Esta constelación se encargará de enseñar y transmitir el conocimiento universal. Esta constelación al igual que las otras, como por ejemplo Orión, contienen en sí mismas varias graduaciones de existencia: desde mundos primarios hasta mundos sublimes, todas ellas bajo un mismo comando.

Son agrupaciones de sistemas que ordenadamente han sido clasificados por evolución y elevación.

Por ejemplo, el planeta Tierra está bajo la supervisión de Orión en forma general, más está siendo ayudada por Alpha Centauri debido a que esta constelación tiene sus mundos secundarios más cerca del planeta y también por la semejanza de especie. Por la configuración astronómica, el planeta Tierra pertenece a la confederación de Orión.

Las dimensiones superiores, a diferencia de las inferiores, no están clasificadas por comandos o jerarquías: ellas tienen un funcionamiento unitario y colectivo.

Cuando decimos que habrá un alineamiento cósmico, estamos refiriéndonos a una parte del universo donde están comprendidas algunas constelaciones que pertenecen a esa latitud.

Los alineamientos se producen constantemente y cada uno de ellos abarca diferentes ángulos del universo. El movimiento de traslación permite que las galaxias y constelaciones se encajen constantemente.

El cristal brillante no es rígido; al moverse, en sus estructuras y ángulos forma equinoccios alternados que derivan geométricamente en expresiones diferentes. Con ello, el lenguaje universal se descifra en millones de millones de formas. Las dimensiones tienen que comprender ese lenguaje para poder encajarse adecuadamente en el entendimiento universal.

Alpha Centauri, es una constelación que pertenecea a la octava jerarquía, pertenecen a los mundos mentales de Orión. Existen en la combustión alciática; su planeta pertenece a la constelación llamada Los Arcanos de Thoth.

Son viajeros del tiempo; su realidad es el universo. No existe para ellos nada que no puedan conocer ni entender. El conocimiento es su dinámica, el entendimiento es su alimentación, y el amor es su vida y  existencia. Siempre se han comunicado con nosotros desde Lemuria y Atlántida. Son los arcanos del universo y esta alineación se basa en la sabiduría de los arcanos.

Veamos porque:

Tenemos al mago (I: transmutación). Es la energía transformadora que, al procurar sus cambios, se encuentra frente a la papisa (II: el agua), que guarda celosamente los secreteos del mundo. Para leer su libro es preciso el conocimiento y la inteligencia de la emperatriz (III: el fuego) y el emperador (IV: el aire), más es el sabio (V: éter), el que hace que la iniciación se haga efectiva.

El hombre conseguirá elevarse a través de las pruebas de los arcanos, la primera de las cuales será el enamorado (VI: el helio), porque sin el impulso del amor nada será posible.

Nosotros conocemos Los Arcanos de Thoth como cartas adivinatorias, más no es así.

El conocimiento de Thoth regía el fundamento del conocimiento en las primeras civilizaciones. Este conocimiento nos fue dado por Alpha Centauri como base de donde partió todo lo demás. Es un almacenamiento estructurado de datos universales donde se apoyan todas las leyes cósmicas de la filosofía universal.

En cada alineación universal, aparecen para impartirnos este conocimiento; se comunican con todos aquellos que pertenecen al linaje de Lemuria y Atlántida. Son los regentes del planeta Tierra y fueron encomendados por la Hermandad Blanca para trabajar conjuntamente con los guardianes del planeta y así poder ayudarnos en esta entrada conceptual para la cual están trabajando.

La creencia universal está basada en la sabiduría eterna e infinita.

La activación energética de El Ser Uno, y todos nosotros formamos la dinámica del universo.

El planeta Tierra es muy joven todavía; nos falta mucho para que nos podamos considerar parte de la sabiduría universal.

Estamos comenzando a percibirla, pero todavía debemos conectarnos con nosotros mismos para entrar en nuestra dinámica personal y así poder abrir nuestras mentes, actualizándonos en el conocimiento universal.

Si logramos abrir las puertas del primer arcano: el mago, transformando y transmutando nuestras energías pensamientos para así después continuar el camino de la iniciación.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares