El autismo es una imperfección de los genes hereditarios. Es un problema de ensamblaje.

Cuando el cerebro se forma, varios circuitos no se ligan y esta parte del cerebro no se alimenta con la información y queda desligado del mundo.

La cura para el autismo se va a descubrir cuando nosotros conozcamos realmente cómo funciona el cerebro. Los circuitos que no se unen pertenecen a la corteza cerebral; córtex. Es un centro de información que acumula información hereditaria. En el campo metafísico, serían los recuerdos de vidas pasadas y existencias.

En la concepción, esta parte del cerebro llamada córtex tienen algunos de los circuitos desligados de los otros, por lo tanto, la información queda restringida a este lado cerebral y no lo expande a las otras zonas.

Es una enfermedad que se puede curar; los médicos tienen que localizar los circuitos que no están conectados y abrirlos a través del estímulo energético del aprendizaje y de la repetición constante, de ejercicios acumulativos de palabras consonantes de igual pronunciación.

Cuando el córtex es estimulado, llega la cura.

Este también puede ser estimulado a través de ejercicios matemáticos o utilizando figuras geométricas que se encajen unas con otras; de esta forma, el cerebro está recibiendo la orden de encajar sus circuitos. También se estimula el cerebro con colores que deben partir del oscuro al claro, repitiendo el ejercicio miles de veces, en el mismo orden y en el mismo tiempo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares