La cura del cáncer en nuestro cuerpo material y psíquico son: las energías pensamientos de conocimiento, entendimiento y amor.

Cuando el ser profundice  y transmute lo que produce las enfermedades, habrá eliminado la energía-cinabria-enferma y con ello terminará definitivamente la enfermedad-material.

El ser humano expulsa toda la energía-cinabria-enferma por el sistema digestivo. por este sistema se genera la enfermedad y por el también se elimina.

 Las criaturas que viven en el centro de la Tierra son aquellas que se alimentan del fragmento canceroso de Satién, son las mismas que nosotros tenemos en nuestras células, las cuales se alimentan del cáncer.

Son exactamente los mismos gérmenes, bacterias, parásitos y microbios viviendo en el micro-cosmos.

El daño que producen sigue la misma secuencia y la cura se realiza de la misma manera. La curación que las dimensiones superiores están haciendo para el planeta Tierra, nosotros las podemos hacer para nuestras células.

Nosotros tenemos un disco solar y una estrella de 6 puntas en cada célula de nuestro cuerpo. Para girarlo tenemos que depurar nuestras energías pensamientos, ellas no van a entrar en actividad mientras la energía reinante en el planeta y en nosotros sea densa y de baja vibración, porque mientras se encuentre en estas condiciones se mantienen estáticas y paralizadas.

Dijimos que la matemática es el conocimiento.

La química el entendimiento.

Y el resultado positivo de las 2 es el amor.

Entonces es la química, o sea, el entendimiento profundo que cada ser logra dentro de sí: el análisis de nuestras emociones y el trabajo de transmutarlas positivamente, hacen que realce el cerebro: la química milagrosa es la cura. Significa que el ser transmuta la energía cinabria en mecuria y la eleva hacia el lado derecho del cerebro. Al hacerlo produce el equilibrio, reflejándose en su modo de vivir, en su alimentación, en su sentir, en la comprensión y en la percepción.

De esta forma también los virus, bacterias, gérmenes y parásitos desaparecen de nuestra energía pensamiento, haciendo que las células se libren de la energía-cinabria-enferma. La célula al sentirse libre hace que la estrella de 6 puntas que se encontraba trabada y sin funcionamiento gire, produciendo energía alciática y formando alrededor de cada una de ellas el campo gravitacional de luz.

En este proceso la luz amplia el conocimiento, entendimiento y amor, por lo tanto, el ser se envuelve en su capullo de luz y sabiduría.

Esta es la verdadera cura que el universo nos esta enseñando.

La mayoría de los seres de este planeta no tenemos la capacidad mental ni la elevación energética para realizar una auto-cura, por esta razón, nosotros nos ayudamos con productos químicos o sea medicinas ¿es correcto lo que hacemos? 

Es lo mismo que  hacemos con los alimentos, fumigarlos para matar los parásitos y depredadores. Mientras que fumigamos en un lugar, ellos atacan por otro lado. No es una solución a largo plazo, simplemente es un alivio inmediato.

Curar el cáncer u otras enfermedades significa:

Un cambio radical de vida, entendimiento, pensamiento, modo de actuar, de pensar, creer y asimilar. Es una forma de vida, una manera de existir.

Como este proceso no lo podemos realizar en un lapso corto, necesitamos de muchas vidas para entenderlo, para hacerlo parte del planeta, de nuestras vidas y legarlo a las generaciones posteriores.

Como nosotros somos inmediatistas, entonces continuamos fumigando y fumigando, (rezando y rezando, efectuando ritos, cantando las glorias a Dios) hasta entender que esta acción es parte de la mística, pero no es suficiente para llegar a transmutar las energías cinabrias-enfermas.

Para que la acción se convierta en obra y pensamiento se necesita llegar a la verdadera alquimia, o sea: que la acción, obra y pensamiento se convierta en nosotros y nosotros no seamos parte de ella, sino del ser.

Las enfermedades las generamos de nuestras emociones no trabajadas y menos entendidas. 

Para entender el proceso degenerativo del sentimiento, vamos a ubicar la emoción-negativa-enferma en el sistema que le corresponde. A partir de aquí podemos saber que enfermedad fluye dependiendo de su gravedad y complicación emotiva.

Por ejemplo, escojamos la emoción-negativa, la dificultad: esta emoción ataca al sistema digestivo en su expresión material, pero antes de que se exprese, ella se encuentra primero en la 3º zona cerebral y en el 3º centro energético , ¿cuáles son los síntomas psíquicos y físicos para reconocerla?

Cuando esta emoción se encuentra en el cerebro, tiende a causar: angustia, preocupación, inseguridad, intranquilidad, desasosiego, ansiedad, desvelo, inquietud, nerviosismo, impaciencia, excitación, agitación, alteración, trastorno, perturbación, temor, desaliento, recelo, dudas, confusión, aturdimiento, molestia, incomodidad, anhelo, ansia, conflicto, etc.

Cuando las emociones se encuentran en este estado, ya nosotros debemos saber que de alguna manera si no es controlada, en algún momento se  expresa y revela en la materia dependiendo de su gravedad, como: Dolor de estómago, estreñimiento, mala digestión, diarrea, úlcera, bilis, náuseas, fiebre, dolores musculares, etc.

Provoca en el sistema digestivo un sin fin de desarreglos que redundan primero, en el desmejoramiento de la salud psíquica, terminando en el físico y en el peor de los casos manifestándose en cáncer, que es la demostración de la enfermedad emocional en su estado más agresivo.

Es muy importante que nosotros definamos los sinónimos y los antónimos. Estudiemos la terminología una por una, para reconocernos en el espejo de la vida.

Seamos sinceros con nosotros mismos y si encontramos lo que tanto nos incomoda, trabajémoslo, analicémoslo, estudiémoslo, porque este análisis profundo evita que la enfermedad llegue a la materia, nos salva de las enfermedades y del caos que ellas producen.

La vejez se puede evitar, tenemos que estar felices, tranquilos, con todas las facultades intactas, serenas, apacibles, activas y sanas.

Hay que entender profundamente y grabarlo en nuestra energía pensamiento: la enfermedad no es otra cosa que la manifestación de un proceso psíquico que se encuentra en estado de energía pensamiento. Cuando esta energía pensamiento comienza a enfermarse, produce una sobre carga eléctrica desestabilizando la fluidez, la frecuencia y el ritmo, de esta manera la vibración decae y al hacerlo permite la entrada de energías-cinabrias-enfermas que viven y se alimentan de este tipo de ondulación vibratoria.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares