Por ejemplo, una hormiga: 

Cuando ella se desplaza caminando de un lugar a otro (sea un piso, una pared, algo redondo o curvo) para ella siempre es plano, pues no tiene la noción de lo recto, curvo, alto o bajo.

Con nosotros sudeca alpo parecido, nosotros vivimos en lo plano, con la única diferencia de que percibimos y tenemos la noción del ámbito en que nos movemos. No obstante, podemos decir que nuestra realidad es igual que la de una hormiga.

Cuando despertamos, entonces activamos en nuestros cerebros una ligazón especial llamada conexión frecuencial esta nos permite observar en 2 frecuencias al mismo tiempo, con el lado derecho y con el izquierdo de nuestros cerebros, uniendo el entendimiento frecuencial con el explicativo en secuencias numerales tan parecidas que son entendidas instantánemente.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares