Ante todo, nada se pierde en el universo, todo se recicla.

La muerte como nosotros la entendemos no existe, y al no existir, la energía pensamiento encarna y continúa su existencia.

Tenemos que diferenciar la siguiente terminología: accidente, casualidad, coincidencia, destino, karma, causa y efecto, predestinación y tragedia.

Casualidad

Son los mundos antimateria los que determinan el momento cierto y el lugar correcto.

La casualidad no existe, todo tiene un porqué en el mundo de los pensamientos.

Puede ser una necesidad, una obra inconclusa, un deber, una obligación, un cierre de ciclo, una experiencia necesaria, un conocimiento adquirido, una posibilidad causal, etc.

Matemáticamente, el resultado debe de ser en ese momento y lugar, ni más ni menos. Significa que el pensamiento correlacionado necesitaba un ingrediente especial para dejar entrar elementos que serían los ingredientes exactos para la elaboración continuada de los pensamientos.

La casualidad siempre está ligada con acontecimientos de aprendizaje o enseñanza.

Son los mundos antimateria los que forman estas “casualidades” para protegernos, para enseñarnos o para desarrollar el conocimiento y entendimiento en nuestras vidas.

Por ejemplo: lectura de tarot, sueños premonitorios, telepatía.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares