Somos la tercera especie. Sabemos que las 2 especies anteriores no dieron resultados en el plano universal, y que muchas experiencias fueron hechas para llegar a formar un hombre con las características plenas de creación.

Cuando hablamos de creación, tenemos que imaginarnos que el Todo se creó hace miles de millones de años inimaginables, y que esta realidad fue acompañada por procesos de continuidad que se fueron transformando lentamente y que continúan (y continuarán eternamente) moldeando sus elementos.

“Por eso decimos que todo se transforma, nada es estable. Es universo está en movimiento eterno, nada es permanente”.

Cuando la dimensión regular creó la forma-hombre en laboratorio, se hizo sobre la base de sus experiencias y vivencias. Fue por esto, que asimilaron mucho el conocimiento del Todo, y este, a su vez, permitió el mejoramiento de ellos mismos y de las dimensiones superiores. Si queremos verlo y entenderlo de forma real, la creación del universo fue un experimento.

Los Seres Uno experimentaron, la dimensión regular experimentó. Lo único real era el Principio Único, todo lo demás fueron creaciones del Principio Único, de aquí partió todo lo demás.

El universo se originó en el núcleo, la única herencia verdadera que no fue creada en laboratorio es nuestro Principio Único, todos los demás pensamientos fueron emanados por nosotros (dimensiones superiores).

Para crear el hombre, cada dimensión aportó parte de sí misma legándole el mundo antimateria y el mundo material, porque el hombre fue creado por un proceso de inversión y reversión.

Decimos que somos la tercera especie porque muchos experimentos se realizaron antes de llegar a lo que somos hoy en día. Sabemos que el desarrollo no fue igual en todos los planetas, el hombre adquirió características diferentes, y estas las clasificamos como especies.

Especie-hombre-planeta-Tierra  

Las dimensiones superiores tuvieron que adaptar al planeta Tierra para que estuviera en condiciones de acoger a la especie hombre que lo colonizaría.

Los colonos fueron escogidos en la dimensión secundaria, eran voluntarios que se habían ofrecido para colonizar y estudiar las formas-especie-hombre del universo y de la vida. El grupo estaba formado por científicos, investigadores del pensamiento, analistas, químicos, filósofos, etc.

Estos hombres y mujeres se encontraban perfectamente preparados para el trabajo a realizar. oriundos de la constelación Alpha Centauri, provenían de 4 planetas llamados Tenezia, Ebiar, Retryon y Ambiares conocidos como la especie-ayapliana. Todos ellos pertenecientes a Las Pléyades.

El planeta Tierra había sido ya adaptado y reconstruido especialmente para recibir a los colonos. Anteriormente, a la llegada de ellos los reinos vegetal y animal habían sido implantados.

El reino vegetal fue implantado con el propósito de servir de sustentación alimenticia a la forma-hombre, y el reino animal fue el resultado de todas las experiencias y experimentos que la dimensión regular realizó para llegar a preparar el hábitat del hombre colono.

A través del reino animal, llegaron a conocer el medio ambiente del planeta y pudieron crear una burbuja-esfera que les permitiría colonizar el planeta y poder vivir en un medio denso y desconocido. Cuando el planeta se encontró en condiciones estables e ideales para la vida del hombre, entonces ellos pudieron colonizarlo.

Los grupos llegaron en 4 naves espaciales y fueron repartidos en 4 lugares del planeta:

Los tenezianos fueron a África.

Los ebiarianos a América del Sur.

Los retrionyanos a Asia.

Los ambiarinos a Groenlandia.

La proyección de estos seres era estudiar el medio ambiente y la adaptación de ellos como especie en los diferentes climas y medios de vida. Queremos explicar que, como ellos ya provenían de diferentes planetas, sus características como ayaplianos tenían ciertas diferencias:

Los tenezianos: A pesar de ser ayaplianos, esta especie ya se había desarrollado en climas calurosos en su planeta de origen y estaba acostumbrada a ello. Fue escogida por la Federación Cósmica para participar en la colonización por su gran adaptabilidad energética en procesos nuevos de especie. De mediana estatura, ojos redondos y oscuros, piel tostada y bronceada, sin cabellos ni pelos, cuerpo delgado y flexible, brazos y piernas largas.

Los ebiarianos: De mediana estatura, ojos grandes, rasgados y oscuros, piel cobriza, cuerpo delgado, brazos y piernas largas, sin cabellos ni pelos.

Los retrionyanos: Estatura alta, ojos rasgados, claros y grandes, piel amarillenta, cuerpo delgado con brazos y piernas largos, sin cabellos ni pelos.

Los ambiarianos: Estatura alta, ojos grandes y claros, piel blanca muy clara, cuerpo consistente, sin cabellos ni pelos, piernas y brazos largos.

Fueron 4 planetas escogidos por la Federación Cósmica porque tenían las características necesarias para colonizar el planeta Tierra. Estos seres ya estaban adaptados climáticamente, pues sus planetas eran parecidos a la Tierra.

El nombre verdadero del planeta Tierra es Tera, así es conocido en el universo. Fue bautizado así por las 4 primeras letras de los 4 planetas que lo colonizaron. Para estos planetas, la colonización significaba la expansión de su especie y no era la primera ni la última vez que la realizaban. Ellos eran científicos; estaban acostumbrados al estudio e investigación del universo.

Los ayaplianos de la dimensión regular y secundaria ya eran conscientes del resultado de las colonizaciones, y estas generalmente daban los mismos resultados.

En sus colonizaciones, la especia ayapliana siempre tendía a adaptarse energéticamente al medio ambiente en que se encontraba y desarrollaba, siempre adquiría características propias de su entorno. Los elementos químicos de los diferentes planetas incidían en sus cuerpos, y estos se transformaban.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares