Las ideas se desglosan a través de los colores.

En este trabajo tuvimos la ayuda de nuestros hermanos de la dimensión etérea. Cuando ellos fueron lanzados del Principio Único, llegaron (a diferencia de nosotros) más lejos del centro. Su visión era más amplia que la nuestra. Nosotros estábamos casi enceguecidos por la luz, ellos, por el contrario, recibían una luz indirecta, distribuida en miles de millones de colores. Esa luz se expandía por el cristal brillante, y se extendía a los confines de esa realidad.

A través de esos colores, pudimos entender el idioma de los Seres Uno: lo que nos estaba transmitiendo era el lenguaje universal de los símbolos. Los colores significan la fuerza, el deseo, y la expresión. Así, pudimos clasificar las ideas y, sobre todo pudimos comunicarnos con nuestros creadores.

Lo mismo sucedería con nosotros si pudiésemos ver el mundo antimateria de nuestros pensamientos. Los colores de nuestras energías pensamientos no estarían indicando a qué zona pertenece cada pensamiento, y según el color, ritmo, vibración, frecuencia, signo y forma, nosotros podríamos entender a otras personas y realidades.

La visión de un mundo antimateria no es igual a la nuestra. mientras que nosotros vemos el color de los ojos, la piel, el tamaño, si es hombre o mujer, si es feo o bello, el mundo antimateria se rige por la vibración, el color que emite ese ser, cómo están sus cristales, cómo funcionan las zonas cerebrales y centros energéticos, cómo es el ritmo, sintonía, cadencia, en que estado están los pensamientos, etc.

Ellos los perciben tal cual son, y es en ese mundo de vibraciones y colores donde ellos ven la verdadera realidad de la existencia. Las vibraciones, colores, signos, formas, ritmos y más son los sensores que permiten al mundo antimateria conocer la verdadera realidad de su entorno, y dependiendo de ello, caracteriza el trabajo a realizar.

Veamos, por ejemplo:

El sistema circulatorio tiene a la zona y centro 4 y su color es el azul.

Si el mundo antimateria de esta zona o centro son de un azul muy oscuro, entenderemos que ese cuerpo-materia sufre de alguna anomalía en el sistema circulatorio, consecuentemente por el lado comparativo descubriremos que las energías pensamientos que viven en el cuerpo astral alimentaron en otras vidas y en su vida actual, la envidia, los celos, la mentira, la anormalidad, depravación, energía pensamientos negativos, los cuales van a aflorar en determinadas encarnaciones, atacando a la energía material y expresándose en distorsiones que nosotros conocemos como enfermedades.

Cuanto más oscuro sea el azul y otros colores que determinan a la energía densa, sabremos cual es la distorsión que ataca a la energía material o psíquica, así de esta forma, el mundo antimateria sabe a ciencia cierta en qué fallaron las energías pensamientos y cual es la densidad de su problema.

Si sucede lo opuesto, si los colores mantienen su intensidad natural, entonces el mundo antimateria sabe que las energías no cometieron ninguna falla, muy al contrario, cumplieron a cabalidad su camino de elevación. En este caso el color es de un azul muy claro, lo que significa que las energías se encuentran en perfectas condiciones.

A través de las vibraciones y los colores, se puede detectar anticipadamente cualquier enfermedad que se exteriorice en la energía materia o mental antes de que se presente, puesto que la enfermedad existe primero en el mundo de los pensamientos.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares