Es al 4 plano donde estamos entrando nosotros los  seres humanos, no a la 4 dimensión.

Significa que el lado derecho del cerebro está abriendo un nuevo circuito que se llama circuito optativo. Como su nombre indica significa optar, escoger, preferir y elegir. Este circuito se encuentra debajo de la glándula pineal.

Cuando despertamos y trabajamos conscientemente en nuestra realidad universal, unimos este circuito con la glándula pineal y obtenemos con ello el libre albedrío. Queremos decir, que nuestros actos, acciones y pensamientos formarán una causa que luego se convertirá en un efecto consciente.

Al convertirnos en un ser consciente de nosotros mismos, comenzamos a formar el cuerpo energético, preparándonos para salir de la densidad en la que nos encontramos.

Sofisticamos la alimentación, la cuál es leve, sana y vegetariana.

Las emociones son trabajadas y analizadas.

Los sentimientos son canalizados y armonizados.

El amor dentro de nosotros se expande.

Nuestra humanidad se eleva.

El conocimiento y entendimiento es universal.

No todos llegaremos en el mismo momento ni en el mismo instante. El universo trabaja paso a paso para no perder el equilibrio de la creación. Todos aquellos que están despiertos y son conscientes de la realidad universal, se están preparando mentalmente con conocimiento, entendimiento y amor para elevar sus energías pensamientos y poder entrar a planos superiores de existencia.

Las dimensiones se transforman, se encajan, se mueven, se reciclan, avanzan, se elevan y se alimentan. Es una reestructuración energética universal. Todos los planos se elevan, y al hacerlo, los que están atrás avanzan y los que están adelante reciben energía nueva y se renuevan.

El principio único se rejuvenece y se nutre de datos actualizados para crear nuevas ideas, por eso la mente universal está siempre joven, dinámica, activa y actualizada. Él siempre crea las ideas más extraordinarias que podamos imaginar, son mejores, más sofisticadas, y lo hace porque él también creció, maduró y tiene más experiencia en el conocimiento de la existencia.

Nosotros estamos regidos por una energía pensamiento que emana de la 3ª zona y del tercer centro energético. Al poner en funcionamiento el lado derecho del cerebro, esta comienza a alimentar el lado izquierdo, activando y reciclando la energía que sale de la glándula pineal. Todo nuestro ser se eleva, pasando automáticamente a la 4ª zona cerebral y al cuarto centro energético. Al estar la energía pensamiento en el número 4 la vida es regida de acuerdo a las energías que viven en ella.

Nuestro comportamiento está dirigido en forma general por las zonas cerebrales 1, 2 y 3 y por los centros energéticos o chacras del mismo número. Por lo tanto, aún nos encontramos inmersos en los mundos inferiores.

Al pasar al número 4, entonces entendemos al centro energético del plexo solar (corazón), son las emociones y sentimientos. Deberemos trabajarlas analíticamente, con conocimiento, entendimiento y amor. Estas pertenecen al alma del universo, o sea al cerebro universal; nuestros pensamientos se elevarán y unirán a otros planetas que estan en las mismas vibraciones.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares