Hay diferencia entre deseo y ansia.

Desear: intención, aspiración, anhelación, apetencia.

Querer: pretender, ambición.

El deseo no se proyecta solo: siempre va acompañado de otras intenciones. Esto marcará la diferencia a la hora de que se materialice.

Un deseo de codicia dará un resultado negativo y con consecuencias devastadoras.

Un deseo de amor altruista dará un resultado positivo maravilloso.

Cuando realicemos un deseo debemos ser sinceros con nosotros mismos y estudiar los elementos que lo acompañan. No nos quejemos después de los resultados, pues han sido creados y escritos de nuestro puño y letra, no los podremos negar.

Muchos deseos son confundidos con ansias o necesidades. El desear comer, vestir y todo lo que acompaña a la necesidad, es ansiedad de obtenerla y precisar de ella. Realizarlos sin conocer la causa aparente y no saber el retorno del efecto es muy peligroso, cuidado con lo que deseamos.

Cuando las causas son positivas y se conocen profundamente, se obtendrán buenos resultados. Las ansias, son proyecciones de corto plazo. El deseo es eterno.

Todos nuestros deseos tomarán forma en algún momento.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares