Las dimensiones, primaria, inferior y de creatividad funcionan a partir de la abundancia y el volumen.

El cerebro del planeta Tierra es denso, por eso nos alimentamos de energías-pensamientos iguales. Los cuales están llenas de cristales y nimeos densos, pesados, toscos, groseros, con formas geométricas distorsionadas.

Alrededor del planeta giran las energías-pensamientos grabadas de conocimientos rudimentarios y primarios. Son indefinidas, opacas, con poca luz. Desgraciadamente, estas son con las que nos alimentamos.

Nuestros planos son cuantitativos porque nuestros cerebros necesitan alimentarse de una gran cantidad de estas energías, el cerebro los absorbe y los clasifica, mandándolos al lado derecho o izquierdo del cerebro. Como son de cantidad, es el lado izquierdo el que se recarga de estas energías pesadas, densas e inútiles. Esto es lo que nos desequilibra.

Este proceso se da en la energía-materia. Nos alimentamos con demasiada energía densa. Como no llegamos a desecharla, esta nos deteriora, oxida, nos enferma, nos mata. La energía-materia comienza a producir enfermedades, envejecimiento, muerte.

Si alimentamos nuestros cerebros con nimeos densos y de baja calidad produce lo mismo en nuestros cuerpos. Todo va en la misma dirección, una cosa lleva a la otra.

Al sobrecargar nuestros cerebros, mal alimentado y enfermo nos deteriora los circuitos, oxida los canales y bloquea los filamentos.

La peor energía pensamiento densa con la que alimentamos nuestros cerebros es la fantasía, lo más dañino que existe. Las consecuencias son devastadoras.

Cantidad significa masa, volumen, peso y densidad.

Por esto no avanzamos, somos lentos. Nuestros pensamientos se demoran porque el cerebro tiene primero que procesar estas energías pensamientos, luego nos alimentamos de ellas, digerirlas (desglosandolas en suposiciones o hipótesis) para llegar a una conclusión. Si lo entendimos, tendremos una buena digestión mental que nos produce paz, alegría y bienestar, pero si es al contrario, nos producirá miedo, angustia, tristeza, desosiego, falta de amor y paz.

¿Entendemos por qué sufrimos?

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares