La energía pensamiento necesita de dinámica. Esta lo impulsa a la realización activa; si no la tiene, entonces se convierte en energía pensamiento pasiva.

Un pensamiento sin dinámica no avanza; podemos entender que es la fuerza motora que empuja al pensamiento a trabajar y realizarse.

La glándula pineal es un código importantísimo dentro del nuestros sistemas biológicos y energéticos. Ella trabaja exactamente como un laboratorio, donde mezcla los cristales (energías pensamientos) con la finalidad de encajarlos y distribuirlos adecuadamente por estos sistemas. Cuando esta glándula no recicla las energías pensamientos, estas se vuelven lentas, pesadas y densas: les falta la dinámica que los activa.

Cuando los pensamientos tienen dinámica, entonces la glándula pineal los hace girar y al hacerlo, nos volvemos más activos, eficientes y rápidos.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares