Para que una acción se estructure, se necesita un agente que la active, este es el dinamismo.

Esta cualidad es el impulsor que alerta y aviva la intensidad de la acción-pensamiento, produciendo un efecto rápido, activando el mecanismo del pensar y poniéndolo en funcionamiento.

Esto trae como consecuencia la plasmación y ejecución del pensamiento, convirtiéndolo en una verdad.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares