Nuestras energías pensamientos pertenecen al legado universal, lo tenemos grabado en nuestro ADN, en nuestro registro akáshico y se activan cuando por conocimiento y entendimiento nos recalibramos con ellas.

Cuando no te identificas con la realidad en la que vives, tus energías pensamientos son diferentes a las normas y parámetros en los que nos movemos, entramos en procesos de recalibración.

Todos estos procesos de clasificación pertenecen a las 3 glándulas, (pituitaria, rima y pineal), cada una abarca un nivel de comprensión diferente, por eso nuestra mente está dividida en diferentes zonas cerebrales, pero todas trabajan juntas. Esta recalibración da continuidad a nuestra energía pensamiento. Cuando entramos en procesos de conocimiento, entendimiento y amor, en algún momento se activarán para reconocer y formar parte del ser que somos.

La continuidad de nuestras energías pensamientos van a crear un orden. Este orden está alineado con el universo.

Cuando nos enfermamos, es porque esta continuidad, este orden, no está, dentro de su proceso evolutivo y de elevación. Las energías pensamientos enfermas, se crean en lo que se ha denominado energías pensamientos adversas. Tenemos que ser consciente de ellas, conocerlas, transformarlas. Son creadas por nosotros y debemos trabajarlas para que no se estanquen, para que puedan recalibrarse en el orden que fueron creadas.

Debemos transformalas, ya que si no la enfermedad hará mella en nosotros y en los demás.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares