Espiritualidad es energía positiva, pensamientos correctos, alimentación simple y liviana, cuidado máximo de los 3 cuerpos, convivencia armónica, paz, amor, conocimiento y entendimiento.

Es un modo de vivir, una manera de existir, una forma de ser correcta y positiva…

La humanidad elevada a grados máximos se convierte en espiritualidad. La espiritualidad es una humanidad sofisticada, realizada y volcada a grandes realizaciones constructivas de análisis profundo que redundan en el mejoramiento y elevación energética del planeta.

Mente desarrollada al conocimiento universal.

Entendida, amada y trabajada, hasta llegar al origen de nuestra propia existencia.

Mantener la existencia en forma positiva, significa tenerla en buenas condiciones, sana, activa, dinámica, renovada y llena de conocimiento, entendimiento y amor, porque al hacerlo nos estamos reflejando como un espejo con el creador.

No son ritos, oraciones, cánticos, ejercicios, ni misticismo lo que nos van a salvar: estas son expresiones que nosotros hemos creado para creer que nos estamos espiritualizando.

Espiritualidad es conciencia de la obra, acción y pensamiento. Es el diario quehacer. Es elevar el voltaje energético que se apoya en secuencias correlativas del ser, convirtiéndonos en parte del todo y para el todo.

La espiritualidad que hasta hoy conocemos no es suficiente, debemos unirla a la ciencia y al conocimiento universal. La buena intención de la espiritualidad ayuda, pero muchas veces también la complica.

El universo es científico y matemático, ni contemplativo ni místico; es real.

Cuando hablamos de una alimentación adecuada, nos referimos a energías depuradas, elevadas de alto voltaje.

Solo de esta manera volvemos a formar parte de la mente universal.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares