Cuando las energías pensamientos descienden de los mundos regulares y se encarnan en la densidad, muchas de ellas tienden a perecer, anularse, desaparecer, contaminarse y enfermarse, es la parte difícil de todo este proceso.

Cuando descienden están conscientes de este peligro; así y todo, lo experimentan, y lo hacen con profundo amor hacia el universo.

Así como existen los planos dimensionales elevados, también existen los planos degradados. Se trata de las energías pensamientos que se anulan, no recuerdan su origen, y por tanto corren el peligro de entrar en estados retroactivos, porque se encuentran en un círculo vicioso de vida y existencia.

En estos casos las energías pensamientos tratarán de salvarlas usando métodos físicos, psíquicos que las puedan liberar de la situación en la que viven. Cuando las energías pensamientos entran en estados retroactivos, es porque el caso es grave.

Si estos pensamientos no llegan a curarse, entonces son absorbidos por la energía universal y mandados a nuevas creaciones. Si el ser pensamiento se encuentra en estas condiciones, sufre, se desespera, no entiende su realidad, vive en la oscuridad, está ciego, sordo y mudo frente a la realidad de su existencia. Es un ser nulo, sin ninguna capacidad de sobrevivir en la densidad, y en estas condiciones, se le considera en el universo como un pensamiento débil y de poca consistencia.

Cuando él salió de los mundos regulares era fuerte, activo y dinámico, en el transcurso de sus encarnaciones, algún hecho grave y relevante lo anuló, lo enfermó tan fuertemente, que no pudo levantarse nunca más. Ahí comienza el proceso retroactivo, que significa depreciación de su energía a estados de debilitamiento por falta de alimentación positiva (energías pensamientos positivas), que degeneran sus elementos y aniquila su desarrollo.

Ejemplo:

El debilitamiento, la anulación y nada de lo explicado anteriormente se adquiere en una sola vida. Precisamos muchas vidas para llegar al estado retroactivo.

Podemos citar algunas características generales:

No dar valor a la vida

El robo

La maledicencia

Los vicios

El asesinato, el suicidio

La depravación

La degeneración de los sentidos

Problemas psicológicos profundos

Falta de amor… y muchos más

La densidad de la energía pensamiento tiene grados: hay aquellos incipientes y otros definitivamente muy enfermos.

Todo depende de la zona y el centro con que esta energía pensamiento trabaja.

La energía pensamiento debe penetrar en el conocimiento universal. Debe analizarse a sí misma, con conciencia y abiertamente, con conocimiento de causa y efecto. De esta forma, se sitúa en el contexto que le corresponde. Esta consciente para rectificar las fallas y elevar sus pensamientos.

Cuando la energía pensamiento avanza en el desarrollo de su elevación, está en condiciones de comunicarse telepáticamente con las energías pensamientos que ocupan su universo y se comunica y conversa con ellos. De esta forma el conocimiento de su universo (energía pensamiento) es profundo y total. Este avance se logra cuando el ser energético se encuentra en el sexto mes de gestación. Sus sentidos están más agudos y alertas.

Conforme el análisis se profundice, nosotros sabemos qué zona y qué centro energético están reinando en nosotros. Así podemos clasificar las energías pensamientos que viven con nosotros. También descubrimos las rectificaciones que tenemos que hacer y, con ello, elevamos nuestro reinado hacia zonas y centros más sutiles.

Conforme vayamos elevando las energías pensamientos de nuestra mente, las que se encontraban reinando se alejan y otros de mayor elevación ocupan estos lugares. Así se produce la evolución y la elevación, y también así se produce el desmejoramiento, el retroceso y el estancamiento. 

Cuando decimos que es absorbida y enviada a nuevas creaciones, nos referimos a las energías pensamientos de seres positivos, que se encuentran en el mismo plano del ser que necesita ayuda.

Ellos se encargan de reciclarla, absorberla y transmutarla. Los seres positivos comienzan a ayudarla, y a través del psicoanálisis, amor, entendimiento, comunicación y conocimiento, la ayudan a liberarse de la densidad de sus pensamientos.

Una de las técnicas más usadas en estos casos se refiere a las leyes. Estas son normas de moral y ética que exigen al hombre que vive en una sociedad el respeto por sus semejantes y una convivencia armoniosa y equitativa.

La religión tiene normas que demandan al hombre la buena relación con su prójimo, elevando sus emociones para el perdón, la compasión y la humanidad.

El conocimiento energético consiste en normas metafísicas, donde el hombre despierto trabaja, transmutando las energías densas en sutiles a través de la autorrealización, del conocimiento y entendimiento universal.

El ser que se encuentra en estados retroactivos siempre va a encontrar en su camino a seres que lo ayudan a salir de una forma u otra.

La energía, la creatividad, el universo y todo lo existente siempre van en la dirección correcta. Todo es un adelanto, aunque parezca lo contrario.

Los estados retroactivos enferman la energía, más ella se recuperará en algún momento de su existencia. Puede ser que el ser se encuentre en un círculo vicioso tan denso que no le permite salir, el universo siempre lo protege, porque él encuentra en su camino aquellas energías positivas que le dan la fuerza necesaria para recuperarse.

Muchas veces siente en carne propia las vicisitudes del sufrimiento, para que comprenda a través de las experiencias dolorosas y, de esta forma reaccione. El sufrimiento es parte del aprendizaje: sufrir es no entender.

Hay la posibilidad de que, adquiriendo conocimiento elevado, el ser logre dar verdaderos saltos para que la energía pensamiento logre el avance.

La mente universal puede seguir existiendo si le falta un pensamiento, más un pensamiento no puede vivir si le falta la mente. Esta es la gran diferencia entre el creador y nosotros.

Trabajamos, sí, y muy fuerte para nuestra propia subsistencia, querer escapar de esta realidad es imposible, el sistema fue creado así y así quedará eternamente.

Unos de estos retrocesos, es el estado retroactivo. Esto significa que las energías positivas se alejan y entran las negativas, arrastrándonos a un estado de baja vibración y de pensamientos negativos enfermos.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares