Física Cuántica - Audio

por Charly | Físisca cuántica

¿Qué es Realidad? - Audio

por Charly | FísicaCuántica

El Observador - Audio

por Charly | Física cuántica

FÍSICA CUÁNTICA

El universo es el vacío, lo sutil, lo antimateria. Repleto de infinitas posibilidades, en la que nosotros, seres humanos, tenemos una función, un objetivo, transformación de la energía pensamiento como tarea fundamental.

 ¿NOS HACEMOS ESTAS PREGUNTAS?

¿Quiénes somos, de dónde venimos? ¿Qué tenemos que aportar y hacia dónde nos dirigimos?¿Por qué estamos aquí? ¿Qué es real o es todo una ilusión?

¿Existen todas las realidades al mismo tiempo? ¿Nos hemos visto alguna vez con los ojos de otra persona que somos nosotros mismos?

Son preguntas que nos abordan para ver que nos parece el mundo en el que nos encontramos, para ver si hay alguna diferencia entre como lo vemos, sentimos  y como es en realidad.

La cuántica, es la física de las posibilidades, y está tratando de dar explicación a todas estas preguntas, pero dentro de nosotros también están algunas de las respuestas, si no es que están todas.

¿Habéis pensado de que están compuestos los pensamientos?

En cada era, en cada generación hay unos supuestos inherentes, ejemplo:  ¿la Tierra es plana,  la Tierra es redonda?, etc. Son supuestos, cosas que damos por sentadas que pueden ser ciertas o no. Históricamente en la inmensa mayoría de los casos muchas de estas cosas que damos por sentadas son básicamente falsas, pero estamos tan atrapados en estas creencias que nos cuesta desprendernos de ellas. Esto es un patrón. Se da tantas veces que ni siquiera caemos en la cuenta de ello, todo se da por hecho.

El materialismo, las religiones, las sociedades, las culturas, el placer, el poder, la ambición, etc. nos privan de hacernos responsables. Pero ahora con la información de la cuántica y con otras muchas, si nos interesan estos temas, si vibramos o sintonizamos con ellos, si investigamos, si estamos abiertos a otras opciones, otras posibilidades, vamos a volvernos activos y responsables de toda esta transformación, la nuestra y la del planeta. Obtendremos respuestas claras y reconfortantes. Todas estos sistemas, estas metodologías etc. nos muestran que el universo es algo inmensamente grande, misterioso, incomprensible para nuestas mentes. Podremos obtener algunas respuestas pero no la totalidad, pues todo está en constante cambio, siempre lo hay, aunque parerca que va muy lento. ¿Sabéis de quién depende? En gran parte de como nosotros pensemos, creamos y sintamos.

Todos somos un gran misterio, un gran enigma. Es tan grande la naturaleza de nuestro origen que nos cuesta creer que somos parte consciente de la fuente creadora, dios, el ser uno, etc.  Somos esa pequeña parte de dios, que está dentro de un cuerpo.

El hecho de hacernos todas estas preguntas de formular más y más profundas crea nuevas maneras de ver, sentir y estar en el mundo. Es un soplo de aire fresco, hace la vida consciente hacia una existencia plena.

El verdadero clic de la vida no es estar en lo exterior, en lo que nos muestran a diario. Es estar en el interior, en el gran misterio, en que somos, en ese no se que, que se ha vuelto una realidad, que nos dice lo que somos.

¿QUÉ ES REALIDAD?

¿Por qué hacemos siempre lo mismo? ¿Por qué tenemos siempre las mismas relaciones? ¿Por qué hacemos el mismo trabajo una y otra vez?

Tenemos infinitas posibilidades a nuestro alrededor, ¿Por qué recrearmos siempre la misma realidad? Existen infinitas posibilidades de las que tenemos que ser conscientes ¿Puede ser que estemos tan condicionados en nuestra vida diaria, tan condicionados para crear y transformar nuestra vida, que aceptamos la idea de que el control lo tienen otros?

Estamos tan condicionados, tan condicionados, para creer que el mundo exterior, el material, es más real que nuestro mundo interior. La física cuántica, la espiritualidad, la epigenética, etc. nos dicen que nosotros somos los creadores de nuestra realidad, con nuestros propios pensamientos. Afirma que lo que nos pasa dentro (nuestras energias pensamientos crean) se manifiestan en el exterior y esa es nuestra realidad. Esto ya tiene peso, ya es real. Lo ha tenido siempre, pero la ciencia tiene que validarlo para que lo hagamos real.

En el pasado hubo filósofos que decían qué si damos una patada a una piedra y nos haciamos daño en el dedo, esto es una realidad, lo noto, es intenso, y esto significa que es veraz. Pero esto es una experiencia, sigue siendo la percepción de esa persona de lo que es real.

Algunos experimentos científicos han demostrado que si coges a una persona y le conectas el cerebro a ciertos escáneres de tomografías de emisión de positrones o a ciertas tecnologías informáticas y le pides que mire a un objeto, se iluminan determinadas áreas del cerebro. Si luego le pides que cierre los ojos e imagine el mismo objeto, cuando lo hace se iluminan las mismas áreas del cerebro, como si en ese instante estuviera observando el objeto.

Esto hace que los científicos se replanteen lo siguiente. ¿Quién ve, el cerebro, los ojos? ¿Qué es la realidad, es lo que vemos con el cerebro? ¿O la realidad es lo que vemos con los ojos?

La verdad es que el cerebro no conoce la diferencia entre lo que ve en el entorno y lo que recuerda e imagina, porque se activan las mismas redes neuronales. Entonces surge la siguiente pregunta ¿Qué es la realidad?

Recibimos gran cantidad de información, esta entra en el cuerpo y la procesamos, se introduce a través de los sentidos, se va filtrando y a cada paso que damos eliminamos información. Al final lo que emerge en la conciencia es lo que más nos interesa personalmente. Nos quedamos con lo que somos capaces de percibir, comprender, entender.

El cerebro procesa 400 mil millones de bits de información por segundo, pero solo somos conscientes de 2000 y la consciencia de esos 2000 bits de información es sobre el entorno y el cuerpo. Si el cerebro procesa 400 mil millones de bits de información y solo tenemos consciencia de 2000, esto significa que la realidad se crea en el cerebro todo el rato, recibe la información, pero no la integramos, no somos conscientes.

Nuestros ojos son las lentes, pero las experiencias y vivencias que tenemos se graban en la parte trasera del cerebro, en la corteza visual. El cerebro solo fija lo que es capaz de ver.

Esto es importante. Tenemos que parar nuestras objeciones y criterios para poder ampliar nuestro rango de información y dejarla que fluya para grabarla y procesarla, sino estamos seleccionando aquella que a nosotros nos resuena. No es el total de ella, es la parte que queremos o podemos grabar y recordar. La única película que se proyecta en el cerebro es la que somos capaces de ver. ¿Es posible que los ojos, nuestras cámaras vean más de lo que son capaces de proyectar conscientemente?

Combinamos patrones que ya existen en nosotros, el condicionamiento. Tenemos el cerebro conectado de forma que solo vemos lo que consideramos posible. Vivimos en un mundo en el que solo vemos la punta del iceberg, y este iceberg que vemos es por nuetras propias creencias, limitaciones y condicionamientos.

Somos los que producimos la realidad, estamos creando todo el rato los efectos de la realidad. Siempre percibimos las cosas tras verlas reflejadas en el espejo de nuestra conciencia o de nuestra memoria.

En cuanto si vivimos en un simulador holográfico, es una pregunta que empezamos a tener una respuesta, y es que sí. La ciencia es la observadora en todos estos procesos, hay una gran posibilidad de que todo lo que percibimos sea una gran ilusión (maya), de la cual no queremos salir, porque nos da miedo empezar a ver que hay de verdad fuera de ella.

El cerebro no distingue entre lo que pasa en el exterior y lo que pasa en el interior.  Todo depende de lo que uno considera real.

EL OBSERVADOR

La física cuántica sólo calcula posibilidades, si aceptamos esto, surge una pregunta inevitable ¿quién o qué escoge las posibilidades para que se produzca la experiencia?.

De inmediato, vemos que la conciencia tiene un gran papel, no podemos pasar por alto al observador. Sabemos lo que hace un observador desde el punto de vista de la física cuántica, pero no sabemos quién o qué es el observador en realidad, esto no significa que hayamos intentado hallar la respuesta, hemos buscado, nos hemos metido en su cabeza, nos hemos metido en cada orificio en busca de algo llamado observador, pero no hay nadie en el cerebro, no hay nadie en las áreas corticales, subcorticales o en el sistema límbico del cerebro, no hay nadie llamado observador y aún así todos tenemos la experiencia de ser algo llamado observador, que observa el mundo. El observador es algo que nuestro entendimiento, no comprende.

Pensamientos - Audio

por Charly | Física cuántica

Pensamientos positivos - Audio

por Charly | Física cuántica

INFLUIMOS EN EL ENTORNO

Desde luego, cada uno de nosotros influye, incluso cuando tratamos de ocultarlo y pasar desapercibidos, todos influimos.

En Washington D.C. la capital mundial del crimen se llevó a cabo en el verano de 1993 un gran experimento. Vinieron 4000 voluntarios de 100 países para que meditaran simultáneamente durante largos periodos de tiempo. Se predijo que con un grupo tan grande las tasas de actos violentos descenderían un 25% según el F.B.I. El feje de la policía dijo por la televisión que tendría que caer en ese verano, 60 cm de nieve para que las tasas de crímenes bajarán. Al final el cuerpo policial acabó, como colaborador del estudio porque los resultados de la tasa de asesinatos se había reducido en un 25%. Y esto se podía prever a través de 45 estudios previos que el F.B.I ya había realizado.

Somos pequeñas consciencias (energías pensamientos) creadoras, todas juntas con un mismo objetivo, ¿a dónde nos pueden guiar?

PENSAMIENTO

Masaru Emoto, se interesó por la estructura molecular del agua, y por lo que a esta le afecta. El agua es el más receptivo de los 4 elementos. Emoto, pensó que igual reaccionaría a sucesos no físicos. Así que empezó una serie de investigaciones, aplicó estímulos mentales y fotografió el agua con un microscopio de campo oscuro. Fotografió el agua de la presa de Fujiwara, luego en esa misma agua, un monje budista la bendijo e hizo una fotografía, con resultados geométricos sorprendentes. En otras series de fotografías imprimió palabras, las pego con cinta adhesivas en botellas de agua destiladas y las dejo una noche. Las fotos que obtuvo a partir de agua destilada pura, con mensajes diferrentes, como gracias, amor, energía, fueron realmente preciosos, con patrones geométricos casi perfectos.

Emoto, considera que el pensamiento o la intención son el alma mater de todo esto. Desconoce la ciencia de como el pensamiento afecta a la realidad en la que se desenvuelve. Esto es fascinante ya que el 80% de nuestro cuerpo es agua.

Hace pensar ¿Verdad? Si el pensamiento le hace eso al agua, que nos harán los pensamientos a nosotros.

Sí, el pensamiento puede cambiar el cuerpo por completo. Casi nadie acepta la realidad de una forma sistemática e importante, porque pocos se consideran capaces de poder hacerlo. La gente escribe una intención y luego la borra porque la considera estúpida, piensa, no puedo hacerlo, y vuelve a escribirla y vuelve a borrarla. En el promedio de ese tiempo, tiene un efecto muy pequeño y se debe a que cree que no puede hacerlo, y si así lo crees, así es.

Ahora está cambiando el paradigma, ya sabemos que somos los generadores de nuestra realidad, con nuestros pensamientos. ¿Qué vamos a elegir crear?

¿Por qué estamos aquí? ¿Cuál es el objetivo de la vida? ¿Qué pasará cuando muramos? ¿Qué es la realidad?

La realidad también incluye las relaciones, infinitas posibilidades.

¿Hemos pensado alguna vez en la composición de los pensamientos? ¿Hay una sustancia de pensamiento? ¿Depende de lo que uno considera real?

Está el mundo macroscópico que vemos, pero luego está el mundo microscópico de nuestras células, de nuestros átomos, el mundo de nuestros núcleos, el mundo de las energías pensamientos. Todos ellos son mundos completamente distintos, no solo son pequeños, son todos distintos entre ellos, pero se complementan, porque yo soy mis átomos, pero también soy mis células, también soy mi fisiología macroscópica, también soy mis energías pensamientos.

PENSAMIENTO POSITIVO

El pensamiento positivo, es como una gran idea, pero lo que suele significar es que tenemos una pequeña capa de pensamiento positivo que tapa la gran masa de pensamiento negativo. Por lo tanto, ser positivo no significa pensar de forma positiva, sino ocultar los pensamientos negativos que tenemos, y esto no puede ser así, tenemos que ser positivos.

Cuando piensas en las cosas, conviertes la realidad en algo más concreto de lo que es, y es por eso que no avanzamos. No avanzamos por la monotonía de la realidad, porque si la realidad es concreta, evidentemente es muy grande y no puedo cambiarla.

Pero si tengo la posibilidad, la posibilidad de mi propia conciencia, de inmediato surge la pregunta ¿Cómo puedo cambiar la realidad? ¿Cómo puedo mejorarla? Vemos que prolongamos la imagen de nosotros mismos.

Según la antigua forma de pensar, yo no puedo cambiar nada porque no tengo ningún papel en la realidad, la realidad ya está ahí, son objetos materiales que se mueven a su manera concreta, según las leyes deterministas. Esto determina que pasará en cada situación, que nosotros no tenemos ningún roll, y esto no es así.

Somos la parte creadora, la que crea nuestra realidad, acorde con nuestros pensamientos.

 

Creamos con nuestros pensamientos - Audio

por Charly | Física cuántica

Dios - Audio

por Charly | Física cuántica

Cerebro - Audio

por Charly | Física cuántica

CREAMOS CON NUESTROS PENSAMIENTOS

Nos despertamos por la mañana y podemos crear conscientemente el día. Cuando nuestra mente examina todos los acontecimientos que necesitamos para que se produzcan, puede costar algo de tiempo llegar al punto en el que realmente empezamos a crear el día. Pero cuando creamos el día y de la nada surgen pequeños hechos que resultan inexplicables, sabemos que son el proceso y el resultado de nuestra creación.

Cuanto más lo hagamos, más van a crecer en nuestros cerebros las redes neuronales que nos permiten crear todos estos procesos, lo que nos va a dar el estímulo y la consciencia de poder volver a realizarlos al día siguiente.

En la adicción, tenemos una gran y estupenda oportunidad, de descifrar la fuerza de nuestro carácter. En nuestro día a día, vemos cómo se revela este carácter a través del cuerpo. Siendo consciente de ello, analizándolos, dejándonos llevar por ello. Aquí está la gran diferencia. Nos damos cuenta de que somos adictos a la química que fluye en el cuerpo, que nos domina a través de toda una gama de glándulas endocrinas y del líquido cefalorraquídeo. Son fantasías que se crean en nuestra mente.

Los hombres solo necesitan una fantasía sexual para crear un estímulo sexual. Solo se necesita un pensamiento para que esto se produzca. Es provocado por un pensamiento interno.

Tenemos que formular lo que queremos y concentrarnos mucho en ello, poner en ello la conciencia para perder la noción de nosotros mismos, del tiempo, que perdamos la noción de nuestra identidad. En el momento en que estemos tan concentrados en esa experiencia, la imagen que obtenemos es un reflejo de la realidad. Esto es física cuántica. La manifestación de la realidad. Esto es el observador, en plena acción.

Nuestra conciencia influye en los que están a nuestro alrededor. Influye en las propiedades materiales. Influye en nuestro futuro. Colabora en la creación del futuro.

Somos mucho más de lo que creemos y pensamos que somos. Podemos ser incluso mucho más que eso. Influimos en el entorno, en la gente, en el espacio, en el futuro. Somos responsables de todas estas cosas. Hagamos que lo desconocido, se conozca.

Nuestro entorno y nosotros no estamos separados, formamos parte de un todo. Todos estamos conectados, somos uno.

Entonces cuando nos creamos el día, hagamos una visualiazación y digámonos: me tomo este tiempo para crearme el día, e influenciaré en el campo cuántico. Si de verdad el observador está todo el tiempo viendo como hago y en mí hay un aspecto espiritual, hazme una señal durante el día de alguna de las cosas que he creado y hazla llegar, de una manera que no espere, haz que me sorprenda, de mi capacidad de experimentar estas cosas y hazlo de manera de que no queda ninguna duda de que vienen de ti.

DIOS

Tenemos muchas ideas de lo que es dios, pero lo que tenemos que tener claro es que todavía no estamos preparados para entender lo que es este concepto. Somos uno con el dios que nos creó, que formó el universo con sus galaxias, sus sistemas, sus planetas, etc. nosotros somos parte de ello.

Gran parte de los problemas que las religiones y los movimientos filosóficos han provocado a lo largo de la historia, han sido errores, porque empiezan a partir de ahí, con que dios es un ser distinto y separado de nosotros, al que debo venerar, al que debo dedicarme, amar, complacer, y del que espero obtener una recompensa al final de mi vida. Dios no es esto. Dios no es un ser humano.

La ciencia que más se acerca a interpretar la acción de Jesús, en la que una semilla de mostaza era mayor que el reino de los cielos. La ciencia que puede decir esto y que se acerca a esta analogía, la que está comenzando a conocer y entender el universo es la física cuántica.

Ahora tenemos tecnología, gravedad, campos magnéticos de energía punto cero, conocimiento y entendimiento del mundo subatómico. También está cambiando el concepto de dios. Nosotros somos esa parte divina que está en un cuerpo, somos un trocito de dios.

Cuando nos cuestionamos esto, los demás piensan que somos ateos, agnósticos o unos supresores del orden social. Cuando lo real es que nosotros somos dios. Dios no está hecho a imagen y semejanza nuestro. Pero nosotros si estamos hechos a imagen y semejanza de dios. Ya llegó el momento de sentirlo, recordarlo y actualizarlo en nuestras mentes, y en nuestros pensamientos.

Es el momento de aclarar algo, nos movemos hacia un nuevo patrón, es una ampliación del antiguo, que dice que el universo es mayor de lo que creíamos, y es siempre mayor de lo que creemos, esto es dios.

Nuestros pensamientos tienen la capacidad de hacer, deshacer y transformar tantas cosas en nosotros y en el exterior, somos los cocreadores y transformadores de nuestra realidad.

Llega el momento de demostrarnos, de recordar, que somos un conocimiento bueno e inteligente de nuestro maravilloso yo.

¿Cómo nos mostramos de dentro hacia fuera? ¿Tenemos adicciones? Si, pero sabemos que hay algo mejor. Recordemos qué y quienes somos, recordemos que nuestros pensamientos, nuestras emociones tienen que transformarse para recordar lo que ya somos. No somos ni buenos ni malos, somos dios.

Este es el único planeta habitado de la vía láctea, que está sumido en una gran subyugación a la religión ¿Y saben por qué? Porque la religión ha establecido lo que es lo correcto y lo incorrecto. Si hago esto dios me castigará, si hago esto otro dios me perdonará. Se trata de una descripción muy pobre y que planifica un camino vital que debemos seguir. Pero con resultados deplorables porque lo bueno y lo malo no existen. Así seguimos juzgando las cosas de una manera superficial. ¿Significa esto que estas a favor del pecado o del libertinaje y la depravación? No.

Solo significa que tienes que mejorar la expresión y la comprensión de las cosas que vives y experimentas. Se que con algunas cosas que hago, evolucionaré y que con otras tardaré más, pero no se trata del bien o del mal. No hay ningún dios esperándote a castigarte por haber hecho una u otra cosa.

Dios no condena, todo el mundo es dios.

Dios es una muletilla para esa parte del mundo que son trascendentes, sublimes.

Nosotros no tenemos ni idea de que es dios aun así según nuestra experiencia, hay algo muy real sobre esa presencia llamada dios, a pesar de que no tenemos ni idea de como definirlo, o sobre como ver a dios como una persona o una cosa, no somos capaces de hacerlo.

Dios es una superposición del espíritu de todo lo creado, de todas las cosas.

Cada persona somos un dios en gestación y debemos de ir por ese camino, pero algún día tendremos que querer lo sutil tanto como la realidad que pesamos que es real.

¿La forma de llegar a ser buenos para nosotros mismos es mediante lo que se le hace al cuerpo o sobre lo que se le hace a la mente?

Si estructuramos conscientemente nuestro destino, desde un punto de vista espiritual, estamos de acuerdo que nuestros pensamientos afectan a nuestra realidad y a la vida. La realidad es la vida.

CEREBRO

El cerebro, cuando activa los pensamientos, lo podemos comparar con un paisaje lleno de nubarrones, con tormentas. El espacio sináptico, es el cielo que hay entre la tormenta y la tierra, el receptor de la tierra. Se ven los impulsos eléctricos moviéndose a través de vetas de luz eléctrica y se ve como llega al suelo.

Cuando el cerebro ofrece un pensamiento coherente, se ve una tormenta eléctrica.

Nadie ha visto jamás un pensamiento, lo que se ve en la neurofísica, es cómo se embravece la tormenta en distintos cuadrantes del cerebro. Se trata de áreas que están trazadas en el cuerpo y a las que una persona debe reaccionar. Son imágenes holográficas, como cuando sentimos amor, compasión.

El cerebro no conoce la diferencia entre lo que ve en su entorno y lo que recuerda, porque se activan las mismas redes neuronales. El cerebro está formado por pequeñas células nerviosas diminutas, llamadas neuronas. Estas tienen ramificaciones muy pequeñas que salen de ellas y se conectan a otras neuronas formando así una red neuronal. En cada punto de conexión se incuba un pensamiento o un recuerdo.

El cerebro crea todos los conceptos a partir de la ley de la memoria asociativa. Las ideas, los pensamientos y los sentimientos están construidos e interconectados en esa red neuronal y todos pueden relacionarse entre sí.

El concepto y el sentimiento de amor están almacenados en esa extensa red neuronal. Pero creamos el concepto del amor a partir de muchas ideas distintas. Algunas personas conectan el amor con la decepción. Cuando piensan en el amor experimentan el dolor, el pesar, el enfado e incluso la cólera. La cólera puede estar relacionada con la pena, que puede volver a estar conectada con una persona en concreta, que vuelve a estar conectada con el amor.

Son procesos de enlaces de pensamientos con sentimientos y emociones que puede que no nos permitan ver lo real.

En la cuestión del cerebro estamos en un terreno totalmente nuevo y por eso estamos creando nuevas conexiones, conectando el cerebro de forma literal a un concepto nuevo. En última instancia, esto nos cambia de dentro hacia fuera.

¿Si cambias tu mente, tomarás otras decisiones? ¿Si tomas otras decisiones te cambiará la vida? ¿Por qué no cambiar? ¿A qué soy adicto? ¿Qué adicción química perderé? ¿Qué persona, lugar, cosa, momento o acontecimiento a los que soy adicto, perderá sin que quiera perderlos, por no experimentar una abstinencia química?

De aquí deriva el drama humano.

El cerebro puede hacer millones de cosas distintas. Nosotros deberíamos saber lo increíbles que somos en realidad, lo increíbles que son nuestras mentes, no solo tenemos un cerebro increíble que puede hacer cosas por nosotros, que nos sorprende, que nos cambia, que nos adapta y nos convierte en algo mejor de lo que somos en realidad. También puede ayudarnos a trascendernos a nosotros mismos.

Hay formas que nos llevan a niveles superiores de existencia, para que podamos entender el mundo de forma más profunda, para que podamos entender nuestras relaciones con las cosas y con la gente con más profundidad. Y que nosotros como nuestro mundo tenga más sentido. En nuestro cerebro hay una parte espiritual a la que podemos acceder y depende de nosotros, de nuestra manera de pensar.

Percepción del mundo exterior - Audio

por Charly | Física cuántica

Emociones - Audio

por Charly | Física cuántica

Adicto a las emociones - Audio

por Charly | Física cuántica

PERCEPCIÓN DEL MUNDO EXTERIOR

Construimos modelos de cómo vemos el mundo exterior y a medida que acumulamos información vamos puliendo el modelo de una forma u otra. En última instancia lo que hacemos es contarnos a nosotros mismos, una historia sobre qué es el mundo exterior.

Cualquier información que procesamos, cualquier información que tomamos del entorno está siempre empañada por las experiencias que hemos vivido, y por la reacción emocional que tenemos ante lo que estamos introduciendo.

¿Quién está en el asiento del copiloto cuando controlamos nuestras emociones o cuando reaccionamos ante ellas?

La fisiología nos dice que las células nerviosas que se activan instantáneamente están conectadas. Si haces algo una y otra vez esas células tienen una relación prolongada. Si todos los días sientes alegría, si todos los días estas feliz, si todos los días estás pleno, si tu vida es un regalo y no pretendes ser una víctima, todos los días estás reconectando y, reintegrando tu red neuronal, y esa red neuronal tiene ya una relación duradera con esas otras células nerviosas llamadas identidad.

También sabemos que las células nerviosas, que no se activan simultáneamente no se conectan, dejan de tener una relación duradera porque cada vez que interrumpimos el proceso de pensamiento esto provoca una reacción química en el cuerpo. Cada vez que lo interrumpimos esas células nerviosas que están conectadas empiezan a romper esa larga relación. Cuando empezamos a interrumpir y observamos, no mediante estímulos, reacciones y esa reacción automática, si no mediante la observación de los efectos que conlleva, ya no somos la persona emocional consciente con un cuerpo y mente que reacciona a su entorno como si fuera algo automático. Nosotros ya somos capaces de conocer y entender a nuestras emociones, tenemos la capacidad de ver que información nos están transmitiendo.

EMOCIONES

¿Las emociones son buenas o malas?

Las emociones están concebidas para reforzar químicamente algo en la memoria a largo plazo. Toda emoción es una sustancia química grabada de forma holográfica. La química más sofisticada del universo está en nuestras emociones, pensamientos, sentimientos, etc.

Hay una parte del cerebro llamada hipotálamo, que es como una minifábrica en donde se reúnen sustancias químicas que se corresponden con determinadas emociones, las que experimentamos. Contiene sustancias químicas llamadas péptidos, son pequeñas cadenas de aminoácidos. En esencia el cuerpo es una unidad de carbono que fabrica los 20 aminoácidos para tener la forma de su estructura física. El cuerpo es una máquina que produce proteínas.

Cogemos una pequeña cadena de proteínas llamadas péptidos y las ensamblamos en determinados neuropéptidos u hormonas que se corresponden con los estados emocionales que experimentamos diariamente. Así que tenemos sustancias químicas para el enfado, para la tristeza, también hay sustancias químicas para sentirse víctima, para la lujuria, etc.

Hay una sustancia química para cada estado emocional que experimentamos.

En el momento en que experimentamos un estado emocional en el cuerpo o en el cerebro, el hipotálamo, ensambla de inmediato al péptido y lo suelta por la glándula pituitaria en el flujo sanguíneo. Cuando llega a la sangre sigue su camino por distintos circuitos o distintas partes del cuerpo. Cada célula del cuerpo tiene receptores en el exterior.

Una célula puede tener miles de receptores en su superficie, abriéndose al mundo exterior, cuando un péptido atraca en una célula, es como una llave que encaja en su cerradura y toca en la superficie del receptor, lo mueve, se encaja, mandando una señal a la célula.

En el exterior de las células hay miles de millones de receptores, que en realidad se limitan a captar nueva información.

Un receptor que tiene un péptido transforma la célula de muchas maneras, desencadena un torrente de reacciones bioquímicas, algunas de las cuales acaban con cambios en el mismo núcleo de la célula.

Sin duda alguna todas las células están vivas y todas tienen conciencia, definiendo la conciencia como el punto de vista de un observador, siempre está la perspectiva de la célula. De echo la célula es la unidad de conciencia más pequeña del cuerpo. 

Definamos la adicción,  es aquello que no puedes parar.

Nosotros nos provocamos situaciones que cumplen los antojos bioquímicos de las células de nuestro cuerpo y que satisfacen necesidades bioquímicas. El adicto siempre necesita un poco más para poder notar la euforia, el efecto de lo que está buscando mediante la química. En definición, en realidad lo que viene a decir es qué, si no eres capaz de controlar tu estado emocional, es que eres adicto a él.

ADICTO A LAS EMOCIONES

¿Cuándo puede decir alguien que está enamorado de una persona en concreto?

Están enamorados de las expectativas de las emociones a las que son adictos. Porque esa misma persona podría no ser bien vista a la semana siguiente por no haber cumplido con las expectativas.

¿Transforma esto el paisaje de nuestra perspectiva emocional sobre las necesidades personales y las identidades?

Nosotros somos emociones y las emociones son nosotros, no se pueden separar. Tenemos que tener en cuenta que cada aspecto de la digestión, los esfínteres que se abren y que se cierran, cada grupo de células que intervienen en la alimentación, cuando se van a reparar o regenerar algo, que todo esto está bajo la influencia de las moléculas de la emoción. Está todo conectado.

Las emociones buenas, son vida, aportan color a la riqueza de nuestras experiencias y vivencias. El problema es nuestra adicción. Mucha gente no se da cuenta que cuando entiende que es adicta a las emociones, es tanto biológico como bioquímico.

La heroína utiliza los mismos mecanismos receptores de las células que nuestras  químicas emocionales. Así que resulta fácil entender que, si podemos engancharnos a la heroína, también nos podemos enganchar a cualquier neuropéptido, a cualquier emoción.

La orden de búsqueda que damos al cerebro está relacionada con el echo de encontrarnos, con un estado emocional concreto, por ejemplo: en una fiesta, relacionarnos para encontrar sexo. No podemos dirigir la mirada sin que haya un aspecto emocional involucrado, dependiendo de lo que pensemos cuando estamos mirando.

¿Qué hay de las personas que son adictas al sexo? Si en nuestros pensamientos son activados porque pensamos que la otra persona quiere sexo, se desencadenan una serie de mecanismos químicos que retroalimentan esos pensamientos.

La mente crea nuestro cuerpo literalmente. Todo depende de la célula, la célula es una máquina que fabrica proteínas, pero la señal le llega del cerebro.

Una de las características de los receptores de las células es que cambian de sensibilidad. Los receptores de una droga o de un fluido interno determinado, reciben durante un periodo un bombardeo intenso, se retraerán literalmente, habrá menos o estarán conectados de una forma, los insensibilizará o los reducirá en número. De modo que la misma cantidad de droga o de fluido interno provoca una reacción mucho menor.

Si bombardeamos la célula con la misma actitud, o con la misma sustancia química una y otra vez, todos los días, cuando esa célula finalmente decide dividirse, cuando produce una célula hermana o hija, la célula nueva tendrá mas receptores para esos neuropéptidos emocionales concretos, y menos receptores para las vitaminas, los minerales, los nutrientes, el intercambio de fluidos o incluso para la eliminación de desechos o de toxinas.

El envejecimiento es el resultado de una producción de proteínas incorrectas. ¿Qué nos sucede cuando envejecemos? Nuestra piel pierde elasticidad. Pues bien, la elastina es una proteína ¿Qué les sucede a las enzimas? No digerimos tan bien ¿Qué le pasa a la sinovia? Son proteínas que se vuelven frágiles y rígidas ¿Qué les pasa a los huesos? Que se debilitan. Así el envejecimiento es el resultado de una producción de proteínas incorrectas.

La pregunta que surge es ¿De verdad importa lo que comamos? ¿Tienen en realidad la nutrición algún efecto, si la célula ni siquiera tienen los receptores tras 20 años de abusos emocionales, que reciben o dejan pasar los nutrientes que necesitan para estar sana?

La nutrición si tiene importancia, al igual que nuestras emociones y pensamientos. Tienen que estar equilibrados, en armonía con los sistemas del cuerpo para realizar sus funciones fisiológicas y energéticas para lo que fueron creados y diseñados. Todo está conectado. Tenemos que empezar a saber como se producen estos mecánimos para conocernos, entendernos y amarnos.

Dejar de existir - Audio

por Charly | Física cuántica

Universo - Audio

por Charly | Física cuántica

DEJAR DE EXISTIR

Cuando decimos que dejamos de existir o que desaparecemos, no es a que desaparezcamos físicamente, lo que queremos decir es que nos vamos del área del cerebro que está relacionada con la personalidad.

Tiene que ver con nuestra relación con la gente, con nuestra relación con los sitios, con las cosas, con el tiempo, con los acontecimientos.

Dejamos de existir en los centros asociativos del cerebro que reafirman nuestra identidad, nuestra personalidad. Las personas que consideran su vida aburrida o monótona, lo hacen porque no ha intentado adquirir conocimientos e información que la estimulen.

Estamos muy hipnotizados por el entorno, a través de los medios de comunicación, a través de la televisión, a través de la gente que vive y que crea ideales que todos intentan cumplir, y que no pueden hacerse realidad en lo referente al aspecto físico, a los patrones de belleza y de valor, porque son meras ilusiones, al final casi todo el mundo se rinde y vive la vida en la mediocridad. Quizás lleguen a conseguir vivir este tipo de vida, pero su alma en cambio no la reconoce.

Su verdadero deseo nunca llegua a salir al exterior para que puedan recordar lo que son.

Cuando el deseo interior aflora en el exterior, ellos se preguntan a sí mismos ¿hay más? ¿por qué estoy aquí? ¿cuál es el objetivo de la vida? ¿a dónde voy? ¿qué pasa cuando muero?

Empiezan a plantearse esas preguntas y empiezan a flirtear y a interactuar con la idea de que quizás entren en una crisis nerviosa. Pero en realidad lo que les pasa es que empiezan a desmoronarse los conceptos antiguos de la forma de ver la vida en el mundo.

UNIVERSO

Sabemos que en el universo todo está relacionado, interconectados. Nosotros estamos entendiendo su nivel más básico. Todos estamos aquí para desarrollar y expresar intenciones. Para aprender a ser creadores de la verdadera realidad.

Estamos para generar pensamientos de calidad que nos permitan tener ideas para conectarnos al universo. Estamos aquí para hacer que nuestras vidas sean útiles, y recordar lo que ya somos.

Tenemos que conocer a nuestro yo cuántico, para escoger el lugar en el que podamos reconocer y sentir de verdad. Conocer nuestros pensamientos, emociones, conocer nuestra mente.

Cuando este cambio de perspectiva tiene lugar, decimos que estas personas están iluminadas. 

La física cuántica permite que la libertad, se una a la naturaleza humana.

La física cuántica explicándola de manera simple y breve, es una física de las posibilidades. Sobre todo, plantea la pregunta siguiente ¿Qué posibilidades y quién escoge entre las posibilidades para ofrecernos la experiencia verdadera?

La respuesta lógica, satisfactoria, es la respuesta de que la conciencia es la base de todo ser.

Debemos de tener el conocimiento, saber que nuestras adicciones interfieren, si empezamos a practicarlo ponemos en marcha la realidad, sintiéndolo en nuestros cuerpos de manera diferente, con una química, con unas emociones y pensamientos renovados, que nos llevan al lugar al que pertenecemos, mucho más allá de lo que nuestros deseos, deseen.

Ha llegado la época en que nosotros somos los avatares, los budhas y los jesuses.

Bienvenidos al reino de los cielos, el que está en nuestro interior, con amor, con libertad, con expresión, con todo.

¿Cómo podemos vivir y sentir los efectos? Hay que empezar a vivir la vida. Ver si en algún lugar de nuestra vida algo ha cambiado. Si así es, nos hemos convertido en creadores, que es el motivo por el que estamos aquí.

Probemos, veamos, sintamos, la verdad.

Bienvenidos a una conciencia universal. Ahora ¿hasta dónde pesáis llegar?

Pensarlo un rato.

Gracias.

David Albert, Ph.D – Profesor y Director de Filosofía. Fundación de Física. Universidad de Columbia

Dr.Joe Dispenza, D.C – Doctor en Medicina Quiropráctica. Life Universtity

Amit Goswami, Ph.D – Profesor de Física, Universidad de Oregon.

John Hagelin, Ph.D – Profesor de Física y Director del Instituto de Ciencia, Tecnología y Política Pública de la Universidad de Maharishi.

Stuart Hameroff. M.D – Director de Estudios de la Conciencia de la Universidad de Arizona

 Dr.Miceall Ledwith – Teólogo – Maynooth College de Irlanda.

Daniel Monti,M.D. – Director en Medicina del Cuerpo y la Mente, programa de Thomas Jefferson University.

Ramtha – Escuela Ramtha de Iluminación y canalización por JZ Knight.

Jeffrey satinover, M.D (Psiquiatria), M.S (Física) – C.G.Jung Fundación de Nueva York.

Willian Tiller,Ph.D – Profesor Emerito de Ciencia Material e Ingeniería Universidad de Standford

Fred Alan Wolf,Ph.D – Profesor de Física en la U.C.L.A – Físico, escritor.

Andrew B Newberg, M.D – Profesor Asistente en el Departamento de Radiología, y equipo físico del Hospital en Medicina Nuclear de la Universidad de Pennyslvania.

Chinese (Traditional)DanishEnglishHebrewJapanesePortugueseRussianSpanish

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares