Cuando se produjo la gran explosión, la fuerza masculina y la fuerza femenina se moldearon. Cuando los cristales (energías) de estas 2 expresiones comenzaron a fusionarse, procrearon infinidad de formas que contenían las características de ambas: creación sobre creación.

La energía generadora de ideas y pensamientos basa sus creaciones en la fuerza del deseo, y esta fuerza toma una forma característica, expresándose en algún momento de la creatividad, como formas armoniosas o distorsionadas.

El deseo crea y compacta la energía.

Todo en el universo es creación de ideas y pensamientos. 

Todo lo que nuestros ojos ven es expresión de la creatividad.

El creador no creó las formas: solo dio los elementos para que se crearan.

Son los seres-ideas-pensamientos los que plasmaron y ejecutaron todo lo existente, y lo lograron porque desarrollaron el deseo creador, para que cada realidad y dimensión lo entienda o pueda percibir.

Los elementos que el creador proporcionó eran la materia prima legada a sus hijos, para que el pensamiento alcanzará la realización de la creatividad.

Los seres-ideas-pensamientos son los arquitectos del universo. Todo lo existente fue creado a imagen y semejanza de ellos mismos y de sus propios deseos.

El universo es una imagen que devuelve el deseo de sus propios constructores.

Ley de la causa y efecto. El universo es y será lo que nosotros queramos ver y ser.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares