Nosotros no pertenecemos al reino animal, los mundos superiores no nos consideran así.

Los genes pueden ser los mismos bajo el punto de vista de la creación, pero hay una diferencia enorme entre nosotros y los animales desde el punto de vista de la creatividad.

Creación: concebir, origen, comienzo, fecundar, engendrar.

Creatividad: es la facultad o capacidad de crear. Es aquel que posee o estimula la creación de una determinada idea.

El trabajo de la dimensión divina es transmitir al universo la idea original de nuestra creatividad y de nuestro origen.

Al principio les fue muy difícil: se encontraron con grandes obstáculos. Uno de ellos era no poder salir de su dimensión. Tuvieron que extenderse a otras realidades más densas, creando nuestra continuación. Para ello alargaron los filamentos y crearon 2 centros más. Los colocaron a la misma altura del eje para que acumulasen información; así podrían mandar el conocimiento a los confines del universo. Estos 2 centros serían colocados estratégicamente, formando un circuito entre ellos y el eje.

El primer centro, llamado glándula pituitaria, recibirá la información, la analizaría, clasificaría y ordenaría, mandándola luego a la zona correspondiente, la cual se encargaría de distribuir el conocimiento recibido.

El segundo centro, llamado glándula rima, extraería la esencia y fórmulas de esa creatividad y enviaría la información al eje, llamado centro energético o glándula pineal, la cual se encargaría de archivarlo para la continuidad de su propia creación.

El circuito formaría y ordenaría las zonas y las dimensiones, las cuales se alimentarían del conocimiento y lo aprovecharían según la frecuencia de su entendimiento.

En este proceso notaron que las realidades que estaban más lejos del centro energético no estaban absorbiendo casi nada; las ondas vibratorias no llegaban a ellos con la intensidad que esperaban. Así pues, tuvieron que idear un sistema artificial construido por ellos, para facilitar la distribución de frecuencias. Nos crearon a nosotros, al hombre materia.

Nosotros fuimos creados a imagen y semejanza de ellos, para poder transmitir en diferentes voltajes el conocimiento para poder distribuirlo a los confines del universo.

Hacemos el trabajo de un transformador, transmisor, receptor y censor, captamos la energía grabada de uno de los centros, la moldeamos a nuestra realidad y la pasamos a otra de menor voltaje.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares