Los seres de luz crean las ideas, las ejecutan, las plasman, convirtiéndolas en pensamientos, los demás somos alimentamos por ellas. Estas a su vez retroalimentan a otras ideas, infinitamente.

Las ideas son convertidas en pensamientos y diseminadas por el universo. Cada realidad la comprende dependiendo del grado vibratorio en el que se encuentra.

Deducimos que en las realidades densas (dimensión primaria, planeta Tierra) esta información no puede ser entendida, desarrollada, ni plasmada.

La idea no puede ser igual para todos, las realidades son muy diferentes.

Las ideas no se pueden proyectar uniformemente.

Las ideas nutren a las realidades que están más cerca del origen de la creación.

Las ideas se convierten en pensamientos, son desarrolladas en el universo, luego regresan convertidas en hermosos pensamientos, llenos de experiencias y vivencias, para continuar con el ciclo de creatividad.

Los seres pensamientos que están más alejados y densos pensaron que, así como se nutrían de ideas de los seres de luz, también ellos podrían alimentar a aquellos que se encontraban en las realidades más densas, transmitiéndoles lo aprendido.

De esta forma, las ideas podrían llegar lo más lejos posible, y así recuperarían a las energías pensamientos perdidas en el universo

El proceso es el siguiente:

Las ideas son creadas por los seres pensamientos de luz y descienden poco a poco. También son captadas por los grados más cercanos, trabajándolas, transformándolas y, por consiguiente, entendiéndolas.

Cuando estas ideas llegan al entendimiento, se emanan a otros grados, para continuar alimentando a la mente universal.

Cada realidad que trabaja una idea la comparte con el grado posterior, así la idea no se distorsiona, se adapta gradualmente, según las necesidades de cada realidad. De esta forma, la idea se desarrolla con perfección.

Hay un problema esta idea no es captada ni absorbida, es inservible por la realidad densificada y petrificada. Así es que el universo se divide en, realidad superior y realidad inferior.

A través de la emanación de ideas, la captación de estas, su distribución, la conversión de ideas-pensamientos que alimentan otros planos y graduaciones, el descenso y la subida de los pensamientos llenos de sabiduría, está puesto en marcha un mecanismo que nunca va a parar, la retroalimentación.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares