En el universo, la intelectualidad se la considera una anomalía. Significa que el ser está poseído por la inteligencia y nada más.

La inteligencia es una cualidad del ser, siempre y cuando trabaje con otros elementos que la ayuden a pensar, como la razón, el raciocinio, la lógica, etc.

Cuando la intelectualidad se apodera de la mente, tiende a someter la totalidad de energías pensamientos a esa mente y pretende que sus pensamientos trabajen solo y exclusivamente para la inteligencia.

Cuando esto sucede, la mente no funciona según los parámetros universales se aisla totalmente y en consecuencia, su expresión se convierte en energías pensamientos incomprensibles y complicadas.

Queremos decir que la inteligencia es extraordinaria, siempre y cuando trabaje en conjunto y no solitariamente.

La enfermedad de los seres que están en la intelectualidad consiste en determinar que todo el conocimiento y entendimiento que ellos tienen pertenece exclusivamente a la inteligencia. Al tener este concepto tan radical, clausuran su conocimiento y no lo comparten con los demás. Al no compartirlo, anulan la voluntad de continuar creando ideas.

Esto significa que estos seres están tan embebidos en la intelectualidad que no se preocupaban nada ni por nadie, viven inmersos en sus necesidades de dinámica activa, y se olvidaron de la mecánica motora.

Observemos a una persona intelectual y saquemos nuestras propias conclusiones.

Cuando la intelectualidad trabaja solo con la inteligencia, el resto de esta mente deja propiamente de circular y entonces se enferma, porque al no ser nutrida correctamente de energías pensamientos equilibradas, pierde la continuidad y correlación de lo que sucede con él y con su entorno.

Decimos que la intelectualidad es una enfermedad porque no funciona con todos los elementos que la mente puede proporcionar para la realización de sus ideas.

Cuando trabaja adecuadamente, es extraordinaria y necesaria, porque la inteligencia es parte importante de la mente.

La inteligencia es una parte extraordinaria e importantísima de la mente y su característica más relevante es la rapidez en el pensar, los conjuntos matemáticos se producen en la continuidad axiomática del pensar y la fluidez milimétrica de posibilidades es infinita, la inteligencia reúne condiciones para realizarla y depende de ella si esta continuidad valora el pensar.

Si la inteligencia dominara al principio único esta dejaría de expresar su continuidad superlativa y se convertiría en una continuidad rígida sin elementos que le permitieran la flexibilidad en el pensar.

Al no tener esta cualidad entonces dejaría de lado los otros elementos y por ello produciría su propio aniquilamiento.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares