Como nosotros pertenecemos al tercer grado, aun no determinamos conscientemente que rige nuestros pensamientos.

Desgraciadamente las energías pensamientos del planeta Tierra fluctúan constantemente y toman diversas formas, dependiendo de la fuerza de los sentidos, porque nosotros no estamos definidos aún. Por este motivo, la posesión energética existe.

Generalmente la mayoría de nosotros funcionamos con nuestro yo. El carácter y la personalidad no están definidos, y esto contrarresta al orden y la verdadera función de la jerarquía (dentro de las zonas cerebrales).

La posesión existe, porque las energías pensamientos que deben regirnos no se mantienen en el lugar que le corresponde, están fluctuando siempre, subiendo y bajando de zona en zona cerebral. Estas energías están dominadas por los sentidos y por el placer que estos nos proporcionan.

Si el cerebro se encuentra trabajando con las zonas 1, 2 y 3, la mayoría de las veces las energías pensamientos están sujetas al dominio de los sentidos. En este caso la energía pensamiento más elevada que debe regir este cerebro está siendo constantemente acosada por las energías pensamientos de baja vibración que quieren comandarla.

Aquí podemos explicar la lucha de 2 fuerzas del universo: el bien y el mal.

Como no podemos mantener a las energías pensamientos estables porque nosotros no somos estables o nuestros deseos son más fuerte que nuestra propia necesidad, nos convertimos en esclavos de nuestros deseos y no tenemos la capacidad de mantenernos firmes, porque nuestro carácter y personalidad no están aún moldeados.

Más si trabajamos con nuestros sentidos internos, entonces nuestro mundo antimateria es fuerte, tiene carácter y la personalidad formados. Esto significa que no hay nada ni nadie que nos haga cambiar de idea, y nuestros deseos se basan y crean conocimiento, entendimiento, amor, y con el buen sentido de la obra, acción y pensamiento.

De esta forma, mantenemos la constancia, trabajo, estabilidad psicológica y, sobre todo la continuidad.

La posesión existe en mayor o menor grado. Cuando es un grado negativo, se denomina posesiones demoníacas. Este tipo de posesión solo existe en los mundos del subconsciente.

En la realidad inconsciente y consciente ya no sucede, pues nos encontramos totalmente protegidos por nuestra propia determinación, conocimiento, entendimiento y elevación energética.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares