Ser Energético - Espíritu

por Charly | Ser Energético - Espíritu

SER ENERGÉTICO – ESPÍRITU

Es un alineamiento de dimensiones, que se forman en una recta, comenzando por los mundos primarios y llegando hasta los mundos sublimes. Cuando esto sucede, la malla universal encaja sus figuras geométricas y forma una sola, que es el signo universal: el diamante más maravilloso que nos podamos imaginar.

Las dimensiones giran en movimientos de traslación y rotación, pero no en el mismo sentido ni a la misma velocidad: unas son lentas y otras más rápidas.

El universo no es plano: las dimensiones se encuentran entrelazadas horizontalmente, verticalmente, oblicuas e inclinadas. Es muy parecido al átomo, pero bastante más complejo.

Cuando las dimensiones se alinean, forman figuras geométricas que producen diferentes significados. Al hacerlo, encajan el conocimiento y entendimiento en parámetros de estructuras dimensionales que derivan en circuitos de expresividad universal.

Cuando la mente universal produce una idea genial y la transcribe en el lenguaje universal, esta formando el diamante más perfecto y maravilloso. Esta idea es canalizada por la mente a través de las figuras geométricas, formando un alineamiento cósmico de grandes proporciones. Solo así puede ejecutarla y plasmarla en el ámbito universal.

Como todo en la creación son réplicas formadas a imagen y semejanza del creador. Así, lo que sucede en el macrocosmos se repite en el microcosmos.

Las mentes de la dimensión primaria (las nuestras) se alinean cosmogónicamente cada 28 años, y nuestros cristales mentales están en diferentes fases de vida, es decir, de nuevas realizaciones. Cambios físicos, psíquicos y mentales se producen en nosotros: nuestras vidas estan plenas de nuevas ideas y conocimientos. Esta alineación individual también se ejecuta, al igual que en el universo, en fases de 7 años, así que cada 21 años los cambios son marcados.

Queremos decir que cada 21 años nuestras vidas se proyectan en nuevas expectativas.

Nuestra existencia se divide en 3 períodos, puesto que somos trilogía (cuerpo, psique y mente): Desde el nacimiento hasta los 30, nuestra realización es material. Crecemos, estudiamos, nos desarrollamos, nos casamos y procreamos; acumulamos bienes materiales que nos darán seguridad. Los deseos materiales son plasmados y ejecutados. La continuación de la especie está asegurada.

Entre los 30 y 60 años, nuestra realización es psíquica. Nos proyectamos en la realización personal y en el desarrollo de nuestra personalidad: nos culturizamos, aprendemos, destacamos, profundizamos en la humanidad y grabamos en nosotros todas las experiencias que nos han tocado vivir.

Entre los 70 y 90 años, nuestra realización es mental y espiritual. Comenzamos a recopilar nuestra existencia, sopesamos los grandes logros o las grandes faltas, analizamos la vida y grabamos nuestras experiencias. Todo este examen de conciencia hace entendernos. Nos estamos preparando para la próxima reencarnación, y dependiendo de esta vida, nos tocará vivir en la siguiente.

CRISTALES

Son 3 etapas y en cada una de ellas, los cristales se alinean en nuestras mentes. Si cada etapa es trabajada conscientemente, entonces estos cristales se dividen hasta volverse cada vez más pequeños, pues no estamos trabajando con cantidad sino con calidad. Cuanto más tallado está un diamante, más valor posee; cuantas más cinceladas posee, más puro es. Así son los cristales pensamientos: cuanto más diminutos son,  nos sentimos más leves, claros y diáfanos con respecto a la vida. Si la vida no es consciente, entonces podemos imaginar cómo son las 3 etapas de nuestras vidas.

Cuando nos encontramos en la etapa material, los cristales son planos. Estamos trabajando con la masa. Conforme vamos trabajando y entendiendo nuestra materialidad, comenzamos a cincelar estos cristales formando ángulos y los grabamos con conocimiento, haciendo que comiencen a tomar forma; aquí estamos trabajando con el peso. Los cristales van cincelándose en figuras geométricas y continúan formando ángulos, que se unen a través del entendimiento; en esta fase estamos trabajando con el volumen. Si estos cristales pensamientos están trabajados con amor, entonces estamos usando la altura.

A medida que nuestras mentes van avanzando en las reencarnaciones, vamos entendiendo, elevando y trabajando profundamente nuestra existencia, analizándola y depurándola. En estas etapas, los cristales pensamientos se resquebrajan, lo que significa que la mente tiene big-bangs constantes de energías que explotan, convirtiéndose en cristales diminutos, pequeños en tamaño, pero grandes en sabiduría. Es así como elevamos y vamos formando al ser energético. También nos estamos preparando para trascender a otros planos de existencia.

Todo lo existente se basa en el cristal. Somos cristales, así fuimos creados y así somos eternos. Cuando el universo alinea sus cristales, comparativamente lo hace de esta manera:

Cuerpo material: planetas, galaxias, sistemas, constelaciones.

Cuerpo psíquico: grados, planos y dimensiones.

Cuerpo mental: ideas y pensamientos.

Se está realizando una alineación de gran proporción mental. La mente universal se está preparando para grandes cambios, renovaciones y realizaciones cósmicas. Las grandes ideas son proyectadas en el universo para que los hijos-pensamientos la convirtamos en realidad. El creador está creciendo, se está renovando y está madurando. Así es como los pensamientos crecen y se desarrollan, así la fuente creadora (dios, principio único, etc.) se desenvuelve en el universo y pasa las etapas que le corresponden como: Nacimiento, niño, adolescente, joven, joven-adulto. Adulto, adulto-maduro, maduro, maduro-viejo. Viejo, viejo-anciano, anciano.

La fuente creadora tiene un proceso, al igual que el nuestro, pues fuimos creados a imagen y semejanza. Cuando el creador llegue a la ancianidad, entonces el universo será absorbido. Todo lo existente entrará en el centro, en el eje del creador, y comenzará todo de nuevo. Con la gran diferencia de que nosotros, los pensamientos, estaremos totalmente conscientes de esta realidad, ya que fuimos nosotros quienes formamos nuestra propia continuidad. Naceremos otra vez, pero con más sabiduría que antes; ya no seremos hijos: nos convertiremos en padres de las próximas realidades.

Mente y energía tuvieron un hijo llamado pensamiento. Una familia real y bien constituida. El pensamiento no puede quedar como hijo único: tiene que buscar su descendencia y encontrar su otra parte, su otra mitad, para crear y continuar su linaje. Cuando somos absorbidos para salir de nuevo, el pensamiento ya tiene su continuación: ha formado a sus hijos. Así como nuestros padres, la mente y energías, nos crearon.

¿Cómo es el ser energético?

por Charly | Ser energético - Espíritu

¿CÓMO ES EL SER ENERGÉTICO?

No como nosotros lo imaginanos. El ser energético es un cúmulo de pensamientos grabados de cristales nítidos y de formas perfectas, encajados como un rompecabezas que va formando la idea global de su creación.

Este ser comienza a desarrollarse en la dimensión primaria, continúa en la secundaria y por último nace en la dimensión regular.

Es una clave, una llave, un código que se va encajando con otros planos y realidades, y al hacerlo, va abriendo puertas que le permiten acceso genético de nacer y tener otras oportunidades de existencia.

Conforme esta energía se va reencarnando en otros planos, su ser energético siempre lo acompañará, porque las claves numéricas que posee le abren realidades insospechadas. A pesar de que se puede encontrar en una realidad densa en determinado momento de su gestación, está unido por su cordón umbilical (que sale de la glándula pineal) que lo nutre de energía especial y lo protege ante cualquier eventualidad. Significa que materialmente puede encontrarse en una realidad densa, pero mentalmente no.

Cuando el ser energético está formado y se encuentra reencarnado en un grado denso (como el nuestro, realidad primaria) comprendemos que es un ser que bajó de los mundos regulares (dimensión regular) con alguna misión especial. Cuando la cumpla regresará a donde pertenece.

El camino del ser energético es el siguiente:

Relacionado con los núcleos de las distintas zonas del cerebro.

Dimensión primaria: Zonas 1, 2, 3 – sentido consecuencia, relatividad.

Dimensión secundaria: Zonas 4, 5, 6 – transparencia, legitimidad, claridad.

Dimensión regular: Zonas 7, 8, 9 – definición, verdad, creencia.

El ser energético no se gesta en una sola vida: tiene que pasar por un proceso de muchas reencarnaciones, y también por diferentes grados y planos de existencia para conseguirlo.

Muchas energías pensamientos ya bajaron y subieron varias veces: son seres que regresan con la misión de ayudarnos a salir de la densidad. Ellos se presentan como filósofos, avatares, científicos, gobernantes y más. Son grandes hombres que dejan su ejemplo de vida en la historia, y muchas veces llegan hasta el sacrificio para el beneficio del planeta y de sus hermanos.

Cuando el ser energético llega a la dimensión regular, es porque ha completado su evolución y elevación. Al hacerlo, puede nacer en esa realidad elevada: lo consiguió por merecimiento propio. Sucede que, a pesar del regreso, muchas veces él aún no está completamente depurado para pasar a las dimensiones superiores (dimensiones perfecta, etérea, divina y sublime) pues existe algo en su energía, por más pequeño que sea, que le impide la trascendencia. Entonces deberá descender nuevamente a las realidades densas con la misión de depurarse y, sobre todo tendrá que realizar alguna gran misión de conocimiento, entendimiento y amor que lo impulse a la recta final.

Una de las mayores misiones es ayudar a sus hermanos que están atrapados en la densidad, para que ellos puedan elevarse y trascender. Cuando él desciende, se convierte en mensajero del conocimiento, entendimiento y amor. Cuanta más veces descienda, más elevación obtendrá, porque estará trabajando para el creador, hasta que llegue a convertirse en avatar. Cuando lo haga tendrá que unir y elevar una cantidad determinada de energías pensamientos en sí mismo, para así poder trascender a la dimensión perfecta.

Todas aquellas energías elevadas que regresan una y otra vez siempre tienen una causa altruista que las caracteriza. Puede ser amor hacia sus hermanos, por el deseo de ayudar al universo, para que él mismo se realice en lo mejor de su existencia, o para cooperar en el desarrollo de la especie.

Ser energético- Voluntario - Mensajero

por Charly | Ser energético - Espíritu

SER ENERGÉTICO – VOLUNTARIO – MENSAJERO

A menudo la elevación no acompaña a la evolución.

El pensamiento es más rápido, sutil y leve, viaja a una velocidad increíble; la materia muchas veces no lo llega a alcanzar, y cuando esto sucede, los 2 no coinciden.

Podemos asegurar que el ser energético que se encuentra encarnado en la materia densa no pertenece a este plano de existencia; es un voluntario que descendió a esta vibración por algún motivo, misión, aprendizaje o estudio a realizar. Diversos motivos acompañan al ser energético cuando deben reencarnar en planos densos y oscuros.

Muchos voluntarios se encuentran encarnados en el planeta Tierra, porque los planetas del tercer grado (planeta Tierra) están considerados en el universo como laboratorios en los que la mezcla de energías pensamientos dan resultados extraordinarios o espantosos. Los voluntarios que llegan de otras realidades alimentan a las energías pensamientos incipientes a través de conocimientos elevados; con ello, consiguen aliviar la densidad, o al menos equilibrarla.

Podemos percibir este tratamiento energético en todos los planos.

Existen voluntarios que suben y bajan, manteniendo con ello una mayor estabilidad de entendimiento; una capacidad y estructura para la retroalimentación energética universal, sobre todo en las dimensiones inferiores, que al ser una trilogía energética (cuerpo, psique y mente), necesitan el intercambio de energías pensamientos para su propia subsistencia.

Cuando el ser energético llega a completar su formación y se encarna en la dimensión regular, ya no puede descender a una realidad primaria directamente, y menos con su cuerpo sutil: no lograría vivir en esta densidad. Necesita descender poco a poco, hasta encarnar en una materia más densa que le permita ambientarse. Así, él puede cumplir a cabalidad la misión encomendada.

Lo mismo sucede con nosotros, que tampoco podemos ascender a realidades más sutiles con la energía-material que nos caracteriza, porque nuestra realidad densificada es lenta, grosera y pesada.

Generalmente las comunicaciones entre los planos y dimensiones se realizan a través de la telepatía o la imaginación. Cuando nosotros vemos ovnis o seres de otros planetas, siempre los estamos percibiendo en nuestras mentes; es una comunicación energética mental y no material. Cuando somos llevados por ovnis, siempre somos transportados energéticamente y no con el cuerpo material-denso. Es imposible que nuestra energía-material-densa aguante un viaje espacial de esta naturaleza, y menos poder entrar en otros planos de existencia. Podemos hacer una comparación. Cuando nosotros descendemos en el mar a niveles profundos, tenemos que colocarnos un traje especial para soportar la densidad y la gravedad.

Así es el universo: para subir necesitamos al ser energético (espíritu) y para bajar un traje especial llamado energía-materia (cuerpo físico). Solo así podemos conseguir subir y bajar en las realidades universales. Lo que nosotros llamamos viaje astral también se realiza a través del cuerpo etéreo, el cual se encuentra unido por el cordón umbilical entre el cuerpo material denso y el cuerpo mental sutil.

Hasta la dimensión regular, el ser energético se desarrolla, y cuando ha llegado a la máxima elevación energética, está preparado para trascender a la dimensión perfecta. Entonces dejará voluntariamente el cuerpo regular y pasará a encarnar en un cuerpo perfecto, que lo recibe en estado adulto, dejado por otro ser que se elevó a la dimensión etérea. Aquí el ser energético se convierte en un cuerpo de luz eterno e infinito, nunca más estará sujeto a la reencarnación: existirá eternamente.

Como se forma al ser energético-

por Charly | Ser energético - Espíritu

¿CÓMO SE FORMA EL SER ENERGÉTICO?

Es el pensamiento que llegó a la madurez necesaria. Acumuló elementos que lo hicieron crecer, expandirse en conocimiento, entendimiento y amor.

Todo el proceso universal es químico y matemático.

Las 3 glándulas (pituitaria, rima, pineal) segregan sustancias que alteran la química de nuestros cristales y los cincelaron adecuadamente; mejor dicho, se moldean según la forma programada de los cánones universales de especie. Es una forma genética establecida; es un ADN intransferible.

Así como la fórmula semen y la fórmula óvulo se unen en el útero y forman juntos un nuevo ser material; así, las 3 glándulas se unen y forman el nuevo ser energético. Veamos:

Semen: glándula pituitaria

Óvulo: glándula rima

Útero: glándula pineal

Mientras que en la concepción material se produce la procreación, en la concepción mental se produce la creatividad.

El ser energético es el resultado de la unión de fórmulas conceptuadas de ideas-pensamientos que unidos forman un pensamiento eterno; es químico y matemático.

Así como nosotros mezclamos los colores y sabemos el resultado, las combinaciones universales también saben los resultados. De esta manera es creado el universo: siempre el mismo por siempre jamás. Las fórmulas mejoran, pero no se anulan porque una vez creadas quedan grabadas para la eternidad.

El trabajo universal de todos nosotros consiste en rectificar lo negativo y transmutarlo en positivo, pues se crea en estado de ignorancia y por falta de visión global.

La glándula pineal gesta al ser energético, alimentado por las otras 2 glándulas con experiencias y vivencias. Este ser nace con su propio carácter y personalidad estampado en sí mismo, y lleva estas características consigo de vida en vida y de reencarnación en reencarnación: es su ADN eterno.

Chinese (Traditional)DanishEnglishHebrewJapanesePortugueseRussianSpanish

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Gracias por tu interés

Si te ha sido útil, compártelo con tus amig@s. Gracias.

Shares